¿ACORRALADOS? (y 2)

El otro día, comentando mi anterior entrada – https://escritodesdelastripas.wordpress.com/2011/04/01/%c2%bfacorralados/-, otro amigo me dijo: “No se trata ya sólo de los padres con respecto a los hijos; esta cultura de proteger tanto todo lo que se considera protegible acaba por meternos a todos en la cabeza que el otro siempre es chungo; ésa es la verdadera cara de lo políticamente correcto”.

Tiene razón, la ideología de lo políticamente correcto ensalza el valor de lo humano “per se”, sin distinciones de género, raza, credo…, y así propugna un ideal de convivencia colectiva que, sin embargo, resulta no ser tan fuerte como su convencimiento profundo de que cada individuo concreto encarna justamente el negativo de ese ideal. En realidad lo políticamente correcto encierra un fuerte pesimismo antropológico, tanto más insidioso cuanto más intenso es su empeño en presentarse como el humanismo de los nuevos tiempos. Tengo la impresión de que lo políticamente correcto no nos hace mucha gracia a nadie, pero creo que habría que plantearse si, a pesar de ello, el pesimismo que encierra no está contribuyendo al debilitamiento de las relaciones personales ante el avance de la vigilancia colectiva e institucional.

Hoy leo en un periódico que el plan contra el alcohol comenzará a partir de los 9 años. ¿Eso no es ver a cada niño como un alcohólico en potencia, casi antes de que sepa escribir esa palabra sin faltas de ortografía? ¿No es mandar a cada padre el recado de que las cosas se desbordan y de que va a ser incapaz de controlar la situación como las instituciones no tomen cartas en el asunto? ¿No es pronunciar una profecía autocumplidora?

¿Por qué no dejarse de tanto plan y dejar su espacio propio a las relaciones humanas? Son las carencias en esas relaciones lo que impulsa a las personas a hacerse adictos a cualquier forma de compensación, y ese vacío personal no lo van a llenar los planes, ni las instituciones, ni cualquier otra clase de organización o estructura.

Tal vez estamos encerrados en un círculo vicioso: acabamos convencidos de que necesitamos ayuda desde “lo colectivo” porque, a su vez, “lo colectivo” nos impone un modelo ideal de convicciones, de conducta y de convivencia que atacamos desde el humor o desde el  cinismo, pero que, en el fondo, asumimos. Sin embargo, esa exigencia nos desborda hasta el punto de hacernos sentir incapaces, sobre todo en las relaciones personales que más nos importan. Creo que ese modelo, de límites borrosos, se puede identificar con el concepto, no menos fantasmagórico, de “lo políticamente correcto”.

Seguramente, en su vida cotidiana, la mayoría de las personas de generaciones anteriores no sentían ese ideal tan acusado de perfección personal porque, consciente o inconscientemente, confiaban en la capacidad del ser humano y, señaladamente, en la de sus hijos, para ocupar un lugar razonablemente satisfactorio en la vida. Sin duda hoy no nos gustan muchas cosas de su forma de educar, pero creo que no se les puede negar que lograron transmitir a los que vendrían después un cierto legado de auto-confianza y de responsabilidad. Y que conste que no añoro nada; como mucho, los dibujos animados de “Los autos locos” y los tebeos de Spiderman impresos en blanco y negro y en papel barato.

 

Foto: xooimage.com

Anuncios

0 Responses to “¿ACORRALADOS? (y 2)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 24,211 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: