EL AVIÓN

Los Reyes trajeron a mis hijos un avión teledirigido. Yo recordaba los de antaño, con esos motorcitos de dos tiempos que zumbaban como un moscardón harto de vitaminas y que apestaban a aceite quemado. Los había de vuelo circular, que eran artículo de lujo, y teledirigidos, que ya eran para extraterrestres o, al menos, para estrellas de Hollywood. Pero hoy en día son muy asequibles; van propulsados por unos motores eléctricos que casi ni se ven ni pesan, y se fabrican de poliexpán (vulgo, “corcho blanco”). A mí me escamaba mucho ese material en cuanto a la resistencia del fuselaje y, sobre todo, de las largas alas del aparato. Pero, ante mis dudas, el dependiente ponderó una y otra vez el compuesto y me aseguró que, fruto de una verdadera revolución tecnológica, no tenía nada que ver con el corcho blanco normal, porque bla, bla, bla, bla,… ; total que, según él, tenía una resistencia titánica. Y efectivamente, al igual que el Titanic, el avioncito cascó en su primera salida: mis hijos y yo nos alternábamos tratando de cogerle el aire (nunca mejor dicho); cuando le llegó su turno, uno de ellos tomó el mando y, ya con el avión en vuelo, graduó mal la velocidad y aquél cayó en picado contra el suelo y se le partió el morro. Lo que más me dolió fue el susto y el disgusto de mis chicos por tan poca cosa: un celo y el aparato como nuevo.

A raíz del “accidente” empezaron a ver la luz imágenes tiempo ha sepultadas en la caldera de mi inconsciente [fundido y encadenado]: mi infancia son recuerdos de un secarral en un pueblo de la sierra de Madrid (¿dónde he oído yo antes algo parecido?). A la caída de la tarde los chavales de mi pandilla vamos trotando alegremente por el secarral, las rodillas llenas de costras y mercromina, con un muchacho algo mayor, primo de uno de ellos; un planeador de madera de balsa se agita en su mano derecha al son de sus saltos sobre las irregularidades del terreno. Al llegar al lugar elegido nos detenemos unos instantes. Ante nuestra mirada atenta y casi reverente, el muchacho considera la dirección del viento, se pone en posición, lanza el avión por el terraplén y ¡catacrás! Con rostro inexpresivo, que contrasta con nuestras muecas de susto, se coloca entre los dientes la tapa de plástico con forma de obús que remataba el planeador, retira algunas de las bolitas de plomo alojadas en el morro del aparato, para mejorar su equilibrio, se las guarda en el bolsillo y, como prolongación de ese movimiento, saca maquinalmente de aquél un frasquito de pegamento rápido con el que arregla los desgarrones del papel barnizado de las alas y alguna que otra varilla dañada. No pasa nada [fundido y encadenado]. No hay nada nuevo bajo el sol; en realidad nunca se llega a romper nada. No pasa nada.

Anuncios

2 Responses to “EL AVIÓN”


  1. 1 emilio 6 febrero 2012 en 12:48

    No se tío, con toda mi sinceridad, no se qué decirte. Lo de que “nuca pasa nada,” quizás, que es algo con lo que estoy completamente de acuerdo. Ahí ibas, no es así?

    • 2 José Ignacio Andolz Munuera 7 febrero 2012 en 7:46

      Hola Emilio. No tienes que decir nada si no quieres, hombre. Realmente yo tampoco quería decir nada especial, se trataba más de una “viñeta” que de un relato. No obstante, después de escribirlo, me acordé de una persona para la cual, ver como cada año florecían rosas en la misma maceta era la mejor prueba de la realidad de la reencarnación. Y sí, creo que hay algo de eso en el escrito: las rosas no son “las mismas”, pero la forma se mantiene; los aviones no son “los mismos”, pero la forma de toda la situación se mantiene. Por otro lado, como decía Schrödinger en “Ciencia y humanismo”, supongamos que me aseguran que la materia del avión es la misma, pero me lo devuelven reciclado y convertido en, qué sé yo, un bloque prensado para encender la estufa: ¿de qué me sirve que la materia sea la misma?; “mi recuerdo habría sido destruido”. Pues sí, desde ese punto de vista, de la pervivencia de la forma, es cierto que nunca pasa nada.

      Como siempre, agradezco su visita al pionero del “budismo castizo”. Un abrazote, tío.

      JI


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 23,543 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: