DEL AMOR (Y DE LO QUE SÓLO LO PARECE)

En su libro “La inutilidad del sufrimiento”, la psicóloga Mª Jesús Álava propone al lector la búsqueda de una definición del amor. La verdad es que produce un cierto rubor embarcarse en semejante empresa, y más aún anunciar su resultado, porque tratar de embotellar en categorías una idea tan llena de energía y de misterio y, por otra parte, tan ambigua y escurridiza, parece un signo de locura, cuando no de estupidez. Pero bueno, ya se tome como una empresa de exploración, como desafío, o como un simple pasatiempo, y cualquiera que pueda ser el diagnóstico del amable lector, esto es lo mejor que he sido capaz de conseguir:

Amor es la emoción, basada en una percepción de la auténtica esencia del objeto amado no reducible a lo puramente racional, que busca, a través de la relación con el mismo, la expresión más completa de su verdadero ser por parte de aquél, en el convencimiento de que tal expresión de sí mismo es lo mejor que el objeto amado puede ofrecernos a nosotros y a todos los demás.

Aquí el término “objeto” lo empleo en su acepción psicológica, que comprende a las personas como objeto de los sentimientos de otras. De hecho, tal como ha quedado la definición, creo que, en puridad, sólo es aplicable cuando el “objeto amado” es otra persona, por lo que no cabe hablar en el mismo sentido de amor hacia animales o plantas, y menos hacia “cosas”; en mi opinión ese tipo de afectos son realmente una expresión de amor hacia uno mismo, en la medida en que sentimos que nuestra relación con determinados seres (animales, plantas, cosas), potencian aspectos positivos de nuestro propio ser. 

La definición que propongo trata de subrayar la naturaleza intuitiva y no puramente racional de la atracción amorosa, para separar ésta, en lo posible, de las convicciones ideológicas o religiosas, a mi juicio más alejadas de la experiencia directa de lo intuitivo, y muy teñidas, generalmente, de elementos “racionales” – a este respecto me viene a la cabeza un párrafo de una novela francesa, de la que no recuerdo ni título ni autor, donde, de uno de sus personajes, se decía que “necesitaba más la amistad que a los amigos”; o sea, que aquel individuo encontraba mayor motivación en un concepto que en las personas de carne y hueso que podían ser encuadradas en el mismo -. También he procurado distinguir [percepción de la auténtica esencia del objeto amado] lo que yo identifico con el verdadero amor de todas las proyecciones que habitualmente rodean al enamoramiento, en que solemos investir al objeto amado, casi compulsivamente, de características que se parecen a la realidad lo que un huevo a una castaña. El fragmento “que busca, a través de la relación con el mismo, la expresión más completa de su auténtico ser por parte de aquél” intenta destacar dos aspectos que me parecen muy importantes para acercarnos al concepto buscado, a saber: que el amor es más que una pasión, requiere poner algo por parte del amante, realmente es una acción, de ahí el verbo “buscar”, y también que el amor no tiene nada que ver con las necesidades derivadas de las propias carencias, es decir, con la dependencia del ser amado; dicho de otra forma: el amor no busca que otro nos llene, sino “la expresión más completa de su auténtico ser por parte de aquél (del objeto amado)”, busca que el otro sea “más intensamente” él mismo, por el valor que a ello le concedemos. Finalmente, he incluido en la definición el elemento de “convencimiento” porque creo que el amor hacia otro no es posible sin partir de la fe en uno mismo. Esa fe es la que nos permite creer en lo acertado de la intuición que nos sirve de punto de partida y nos da la energía necesaria para emprender el camino, apenas vislumbrado, que dicha intuición nos señala.

Foto: San Valentin supervisa la construcción de su basílica en Terni; http://en.wikipedia.org/wiki/Saint_Valentine

Anuncios

0 Responses to “DEL AMOR (Y DE LO QUE SÓLO LO PARECE)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 24,211 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: