ANONYMOUS

Simon Church, de VerySign, albergaba los más siniestros presagios para Internet imaginando, entre otras muchas posibilidades siniestras, que un hacker comercializara una web que combinara información robada a las agencias de viaje con Google Maps, para proporcionar a los ladrones las indicaciones precisas para llegar a cualquier domicilio tan pronto como sus habitantes se marcharan de vacaciones. La perspectiva, decía, bastaba para hacerle volver a las palomas mensajeras y al dinero en matálico [citado en “LAW A Very Short Introduction”, Raymond Wacks, Oxford University Press, pág 143].

Por otra parte, el colectivo Anonymous ha anunciado que mañana, día 31.03.12, intentará provocar un apagón mundial en Internet. Justifican el ataque como un rechazo a «SOPA, Wall Street, nuestros irresponsables líderes y los queridos banqueros, que están haciendo que el mundo se muera de hambre para satisfacer sus necesidades egoístas basada en pura diversión sádica», según recoge ABC.es.

Uno puede sentir mucha antipatía hacia la política económica que estamos padeciendo – y vive Dios que yo siento toda la del mundo -, pero visto el inmenso potencial dañino que encierra el uso perverso de Internet, hay que pensárselo unas cuantas veces antes de apoyar, aunque sólo sea jaleándola, cualquier acción que dé carta de naturaleza al “lado oscuro de la Red”. Estamos ante una caja de Pandora que nos puede pesar mucho abrir.

La mente, cuando se le da cuerda, se convierte en una especie de corredor de triatlón, que empieza a cruzar las barreras del espacio y del tiempo hasta depositarnos en los sitios más insospechados. Y la mía, salvando las distancias (en todos los sentidos de esa expresión) me ha llevado a ese inmenso error de tantos y tantos militantes de izquierdas que, en el tardofranquismo, se regocijaban con cada crimen de ETA – “ése algo habrá hecho” – , hasta que aquéllos les explotaron en las narices cuando se dieron cuenta de que la organización terrorista se había convertido en uno de los peores lastres del proceso de democratización español.

Alguien podría argumentar que en este caso “sólo” se trata a atacar la propiedad,  y además una forma de propiedad no directamente tangible. Pero, al margen de que la propiedad privada es muy digna de respeto – creo que fue Sabina quien dijo que él era anarquista, pero que paraba en los semáforos y pagaba sus impuestos -, no hay que olvidar que, en el fondo, quizás el blanco más frágil de los ciberataques sean los derechos de la personalidad, como el derecho a la intimidad, a la propia imagen o a disponer de nuestros datos personales.

En la antigua Roma a los vencidos en la guerra que, por la razón que fuera, se mantenía con vida, se los consideraba técnicamente muertos; por eso dejaban de ser sujetos de derechos. Ahora es esencial tomar conciencia de que ese camino es de doble vía: si con un afán de defensa de la justicia mal entendido permitimos que se menosprecien nuestros derechos de la personalidad, acabaremos siendo aún más esclavos.

Mi agradecimiento y mis mejores deseos para cualquiera que luche por la justicia con cabeza.

 

Ilustración: we‑are‑anonymous.png

Anuncios

0 Responses to “ANONYMOUS”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 24,222 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: