MARCA ESPAÑA

 

Por su interés reproduzco una carta publicada en la edición de Madrid del pasado día 3 de Octubre del diario 20 minutos.

España tiene cosas muy buenas: el jamón, la paella, el turrón, el gazpacho, los exquisitos vinos, el aceite de oliva, las naranjas, el sol, las playas, el flamenco, sus fiestas, su patrimonio artístico, Cervantes, Quevedo, Lorca, Velázquez, Goya, Picasso… Todo eso forma parte de la faz amable y lúdico-festiva de nuestro país.

Pero existe otra cara tenebrosa, solanesca: el insoportable desempleo, la suciedad en las calles, la rapacidad depredadora de los banqueros, el nivel de ruido, la venalidad de muchos políticos, la doble moral de los fundamentalistas ultracatólicos, el poco respeto por lo público, el insuficiente civismo, la impuntualidad, la picaresca residual, la perpetuación mostrenca de arcaísmos religiosos preilustrados, el desdén por la inteligencia creadora, la corrosiva envidia, la denigración del compromiso sindical, la estúpida soberbia, etc., forman parte de la otra cara de este apasionante y contradictorio país. Esta faz última, por desgracia, creo que influye más en nuestra larga historia que la primera. Por eso pienso que esta dualidad disociativa nos aherroja con pesados grilletes y nos impide crecer con fuerza, decisión y éxito. La España que más y mejor ha intentado sacudirse estas losas graníticas pesadísimas que nos aplastan pretende, con un alto índice de adhesión ciudadana, separarse de la vieja Iberia. No lo comparto, pero lo entiendo; no quieren ser arrastrados al desván de la Historia.

Agustín Arroyo Carro

En general, lo que antecede coincide de manera sorprendente con mi propia manera de sentir y la expresa mucho mejor de lo que yo habría podido hacerlo. Eso sí, yo desde siempre he querido sacudirme la vieja Iberia, porque no me gusta y porque siento que su vocación no es simplemente estar ahí para el que quiera tomarla como referente, sino imponerse.

Anuncios

3 Responses to “MARCA ESPAÑA”


  1. 1 JotaEle 8 octubre 2012 en 10:04

    Lo que sería una -otra más- colección de los topicos de toda la vida, no todos falsos es cierto, acaba, en la conclusión, refiriéndose no se si a modo de bofetada a “La España que más y mejor ha intentado sacudirse estas losas graníticas pesadísimas que nos aplastan”.

    Esa España a la que se refiere ese caballero no solo no ha hecho nada por librarse de lo que él ve como ‘losas’ sino que ha contribuido y contribuye a ellas con entusiasmo digno de mejor causa.

    Lo que vemos actualmente en ‘Esa España’ algunos es un resurgimiento del nacionalismo étnico que debería haber desaparecido tras perder la segunda guerra mundial. Lo tienen todo: Sus actos multitudinarios, sus judíos, sus SA, sus sudetes y corredor de Danzig, e incluso sus rivales apáticos que pudiendo aplastarles -políticamente, huelga decir- optan por el apaciguamiento irresponsable. La carta sería un boton de muestra de esa actitud.

    Algunos españoles, con una cierta cultura general, no podemos evitar hacer comparaciones de nuestra historia y carácter con el de otros países y concluir que, si bien estamos lejos de la perfección, en muchos casos la comparación es hasta favorable. A esos españoles, nos falta un Churchill que señale con el dedo y llame a las cosas por su nombre.

    Mi receta es abandonar esas paranoias, sentido de culpabilidad por nada, asumirse, adoptar una visión positiva de la historia de España y hacer de esas ‘losas’ cimientos. Es cuestión de voluntad. No de voluntad como pueblo, que sería caer en lo que critico, sino de cada uno de nosotros individualmente.

    Un abrazo

    • 2 José Ignacio 10 octubre 2012 en 16:07

      Querido Jota Ele, yo no veo en esa carta lo mismo que tú. No creo que lo fundamental de la carta sea una visión crítica de la Historia de España, sino de hechos muy actuales como el paro o la venalidad de los políticos, de consecuencias muy negativas para España. Tampoco veo ningún bofetón, como dices. Más bien me ha llamado la atención que el autor de la carta se pone en el lugar de otros, aunque no comparte su actitud, y que no se expresa en ese tono agrio que hace ya muchos años que parece que es el único registro que conocemos.
      En cuanto al nazismo que insinúas, pues sí, hay mucho nazismo por ahí más o menos encubierto y más o menos dramático. Uno de los principios de la organización política nazi era el de que no respondía el poder, el poder decidía, y los sujetos a ese poder respondían de ejecutar lo ordenado. Pues, en esa línea, para mí es una forma de nazismo el que se cometan verdaderas injusticias o que se falte al más elemental sentido de la equidad para ganarse la confianza de los mercados, o para “generar empleo”, o que no se investiguen a la élite política y económica involucrada en desastres financieros porque “hay que mirar adelante”, o quizás porque son de los de “buena estirpe”. Eso supone que los de “arriba” deciden y los de “abajo” pagamos, y eso hay quien podrá considerarlo como una visión muy moderna de las cosas basada en la economía, o en la biología, o en lo que sea, pero es puro nazismo. Todo eso, desgraciadamente, no es Historia de España, eso está pasando aquí y ahora.
      Lo que sí es Historia y, a la vez, actualidad es que aquí nunca ha respondido el poder político ni el económico, y creo ahí está una de las raíces de los males de España. Espero que esta vez la gente se haya hartado de verdad y que de una vez aprobemos esa asignatura pendiente. Eso sí que sería utilizar nuestra Historia como cimiento del porvenir.
      Otro p’a ti.

      JI

  2. 3 JotaEle 26 octubre 2012 en 14:58

    Cuando hago un paralelismo con los nazis hablo del mismo tipo de nacionalismo étnico que surge a partir del romanticismo a finales del siglo XVIII de donde vienen tanto los nazis como nuestros ‘simpáticos’ nacionalistas periféricos. Entendiendo este origen común y viéndolo desde ese prisma se entienden actitudes como los actos de masas, exigencias de adhesión inquebrantable o la agresión -otra más- a un padre de familia que lleva una bandera española, en nada distinta a las agresiones a los judíos en los años 20. Tengo esperanza en que la situación no degenere a la de los años 40 pero aun así, referirse a esa gente como ‘la España más avanzada’ me parece no sé decir si risible o insultante.

    De acuerdo al 100% con tu afirmación de que el problema de españa es la falta de responsabilidad del poder, que, añado yo, es consecuencia de haber acumulado demasiado. En efecto en España faltan los ‘checks and balances’ propios de una democracia digna de tal nombre.

    Por desgracia no hay nada que nos haga suponer que los nuevos estados desgajados de España la situación vaya a ser mejor sino todo lo contrario a la vista de quienes son sus promotores. En el mejor de los casos posibles serán España bis, con todos sus vicios y ninguna de sus virtudes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 24,222 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: