BROTES VERDES

brotes-verdes1

Conozco gente que lo está pasando mal sin habérselo buscado (¿y quién no?).

Trabajadores que, a sus cincuenta años, llevan desde los diecisiete apilando cotizaciones que ahora no son más que una torre de palillos.

Personas que con sus propias manos han ido construyéndose casas mucho más grandes que sus salarios.

Insomnes, pese a lo agotador del trabajo que aún conservan, por miedo. Por miedo a que alguien los llame a la palestra como sujetos forzosos de esa conjugación tan de moda que salta del “somos” a los “ERES”. Por miedo de que, a continuación, sus viviendas puedan convertirse en complementos directos de los activos del banco.

Carne de ERES otoñales que se pasan las cifras del paro veraniego por el arco de triunfo.

Creyentes (algunos), con una fe que se marchita.

Porque es verdad que Europa está presa de los instintos atávicos de bestias como el reno y la lagarta.

Y al reno y a la lagarta hoy por hoy nadie los sujeta.

Y al Gobierno lo manda Europa.

Y a los jefes de los jueces los nombra el Gobierno.

Y además, los jueces han empezado a tener miedo de los fiscales, porque a los fiscales también los manda el Gobierno.

Y el Gobierno les manda defender a los imputados si éstos son de pata negra (es decir, si su presunto robo es de proporciones piramidales y, además, puede salpicar a algún faraón).

Y cada vez hay más posibilidades de comprar y de controlar todo.

Y mientras las empresas pasan del “sois” a los ERES, los sindicalistas están de vacaciones (porque saben de sobra que el tema no va con ellos).

Y en Internet todos estamos fichados y si alguno nos pasamos de frenada ya nos imputará algún fiscal como instigador de no sé qué.

Y si es que nos quedan ganas de manifestarnos e incordiamos demasiado, ya nos “modularán” en nombre del prestigio de la “marca España” (que debe de ser el nombre en clave de una especie de caldera que produce potencia para algo o alguien, y nosotros su carbón).

Y todo eso es verdad, pero yo creo que la vida lleva en sí el germen de la libertad,

porque la vida rompe la inercia de la materia.

Y de la misma forma que entre los adoquines del arrabal más gris asoman briznas de hierba,

por más que se empeñen estos espabilaos, de cualquier grieta imperceptible que haya en este tinglado que están montando,

surgirán lianas y enredaderas que los estrujarán hasta que echen los pulmones por la boca.

Y esos serán los verdaderos brotes verdes de los que ahora tanto cacarean.

 

Foto: http://downberri.org/2013/01/29/brotes-verdes-hacia-la-la-no-discriminacion/

Anuncios

4 Responses to “BROTES VERDES”


  1. 1 troglo 11 agosto 2013 en 8:22

    Jopé, que fino has hilado esta vez,
    Tan fino que me doy por aludido e identificado en esa brizna que describes
    Visualizo las caras de cada metáfora.
    Te pones tan poético que me tocas la poca brizna sensible que me queda so …….

    troglo

  2. 3 Mamen 17 agosto 2013 en 7:56

    Misión cumplida y con creces porque verdades las hay como templos, disfrazada de metáfora o no pero esta es no es un templo, es un castillo. Tu como siempre en tu línea, sencillamente genial. Artista. Un saludo amigo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 23,549 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: