RECUERDOS DEL FUTURO, REMIENDOS DEL PASADO

ministerio_tiempo

“De lo que aconteció a un deán de Santiago con don Illán, gran maestro que moraba en Toledo” es para mí el cuento más poderoso de “El conde Lucanor”  – http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/juanma/xi.htm -. En él un mago del Toledo medieval pondrá a un eclesiástico delante del espejo de la verdad y le demostrará de qué pasta está hecho realmente permitiéndole pasar por su propio futuro.

Si atendemos a Luis Racionero (véase su ensayo “Oriente y Occidente”), no repugna al pensamiento oriental explicar el pasado en función del futuro. Por ejemplo: tal señor feudal no alcanzó preeminencia en vida porque a su muerte se le ofrecieron seres humanos en sacrificio.

Tanto en un caso como en el otro, no se trata ganar el poder de manejar el tiempo, sino más bien la capacidad de descubrir que éste en el fondo no es más que una ilusión.

Este parece ser el enfoque de “El Ministerio del Tiempo”. Recuerdo que en el primer capítulo de la serie el Subsecretario del Ministerio, con esos modales británicos a veces entreverados de casticismo, espeta a uno de los protagonistas algo así: “¿La máquina del tiempo…? ¡No diga usted tonterías, la máquina del tiempo no existe! ¿Cómo se le ha podido ocurrir algo tan absurdo…? Lo que tenemos nosotros son puertas del tiempo”. La propia imaginería del edificio ministerial nos muestra un pozo que se hunde en las profundidades de la Tierra, como un tronco común donde desembocan todas las puertas del tiempo y en los pasillos de aquél podemos asistir, en clave de humor, a la convivencia profesional de habitantes de todas las épocas, una vez desvanecidos las aparentes murallas que los separaban.

La idea del tiempo como mera apariencia está en el ADN de Oriente – https://escritodesdelastripas.wordpress.com/2015/01/16/campanadas-de-fin-de-ano/ -, pero, como hemos visto, no es ajeno a Occidente (quizás por influencia oriental; me llama la atención que en El Conde Lucanor se sitúa al poseedor de tal saber mágico en Toledo). Ahora bien, lo que sí lleva en la sangre el occidental es el afán de dominar todo lo que lo rodea. Así es que, sea el tiempo realidad o ficción, no han faltado entre nosotros intentos de “corregir la Historia” (piedra angular de la Alemania Nazi, como de cualquiera que se siente víctima y quiere pasar al lado “correcto”, el de los verdugos) o, al menos, de “reescribirla” (véase “1984”, de Orwell, y sígase el rastro hasta nuestros días).

Lo cierto es que cualquier esfuerzo en esa dirección resulta vano, y no hablo de paradojas temporales, sino del plano emocional. Creo que fue Freud quien acuñó el concepto de “impulso de repetición”, pero, cualquiera que sea su etiología, la realidad del mismo es desde hace mucho ampliamente aceptada por la psicología. Recordemos con John Bradshaw su propia conclusión: “Aunque, sabiendo lo que hoy sé, me fuera permitido regresar al punto de partida, acabaría por cometer de nuevo los mismos errores”.

Y es que la única manera de romper la dependencia del pasado es entenderlo y, para eso, como condición previa e ineludible, hay que aceptarlo. Eso sí, esto último es mucho más fácil de decir que de hacer. Para llegar a la aceptación primero hay que acopiar la inteligencia de una Amelia Folch, la lealtad (hacia uno mismo) de un Alonso de Entrerríos y el sentido práctico de un Julián Martínez.

 

Foto: cinefagos.es

Anuncios

0 Responses to “RECUERDOS DEL FUTURO, REMIENDOS DEL PASADO”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 22,834 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: