Archivo para 28 mayo 2015

SOY UN PELIGROSO RADICAL

 

Esperancita, hija mía, no estés enfadada tú, mi amor… Anda, toma, una flor para otra flor:

 

 

VIVIR Y “MUSICAR”

En manos de los grandes músicos los sonidos son como las llamas, a pesar de su naturaleza efímera pueden dejar el alma de los artistas grabada a fuego en el porvenir.

Parte del legado de Schubert es la profundidad de su lamento por el amor imposible o perdido; se trata de esa clase de dolor que de momento resulta soportable, pero que va consumiéndolo a uno igual que una vela encerrada consume el oxígeno que mantiene su llama.

Es común distinguir entre música clásica y música moderna. Por eso, si alguien comparara a Schubert con, pongamos, Adele, quizás quienes acentúan esa supuesta dicotomía y se adscriben sin reservas a uno u otro bando se pondrían en pie de guerra.

No es, sin embargo, una postura unánime. El compositor británico Howard Goodall, presentador de la serie “The story of music” para la BBC, señala a Schubert como el inventor del género de la canción con acompañamiento de piano que gira en torno al infortunio amoroso. Si Goodall está en lo cierto, caso de que Schubert levantara la cabeza y tuviera ocasión de escuchar “No one like you”, lo único que le sorprendería es que una mujer fuera la intérprete del tema y no su objeto. El video a continuación ofrece, a partir del minuto 38, un fragmento de “Evening star”, del austriaco, y otro del popular tema de la británica, junto con una explicación sobre sus coincidencias (en inglés):

Vivir es como viajar en el vagón de cola de un tren mirando el paisaje que se escapa; la perspectiva deforma rápidamente los objetos y es difícil apreciar que en cada cosa que se va estaba el origen de lo que ahora es. O como escribir un diario y volver la página ya llena; a veces cuesta trabajo ser conscientes de que la cara en blanco que se presenta ante nuestros ojos y la que acabamos de pasar sólo pueden existir porque ambas son parte de una misma hoja.

Con el arte es diferente, porque nada significativo se marcha, todo sigue ahí, lo cual para mí es especialmente patente en el caso de la música. Por su carácter abstracto, la música es como la glucosa, puede alimentar directamente los sentimientos sin exigirnos que nos adaptemos forzosamente a la perspectiva del tiempo en que fue creada. Por eso, a través de ella nos resulta más fácil percibir la continuidad en el cambio, como cuando escuchamos a Schubert y a continuación, pulverizando doscientos años de un plumazo, a Adele, y no deja de sorprendernos ver como la música acaba por fundir las mil caras de su diversidad en el hilo conductor de un mismo sentimiento.

Imagino que, contemplando el devenir desde fuera de las ruedas del tiempo, así es más o menos como debe de sentirse Dios o quien esté en Su lugar, si es que hay alguien.

 

ARTE, POLÍTICA Y VICEVERSA

Parthenon

Nunca quise hacer de este un blog político, pero, inmersos en la “berrea” de la campaña electoral, no puedo sustraerme, una vez más, a la necesidad de hablar de “esa cosa”.

Recordemos con Aristóteles que:

Es (…) manifiesto que la ciudad es por naturaleza anterior al individuo, pues si el individuo no puede de por sí bastarse a sí mismo, deberá estar con el todo político en la misma relación que las otras partes lo están con su respectivo todo. El que sea incapaz de entrar en esta participación común, o que, a causa de su propia suficiencia, no necesite de ella, no es más parte de la ciudad, sino que es una bestia o un dios. (Aristóteles, Política, libro 1,1)

Como es conocido, respecto al origen y constitución de la sociedad el estagirita sostenía la “sociabilidad natural” del hombre.

Se ha afirmado que, más que por el diseño de la sociedad ideal, Aristóteles se sentía atraído por el análisis de la experiencia, en este caso, el de la experiencia de la vida colectiva o social del hombre.

Si del análisis de la experiencia colectiva se trata, experiencia, además, muy próxima, no puede perderse de vista un clásico del tamaño de “El miedo a la libertad”. En esta obra, publicada en Estados Unidos en 1941, Erich Fromm se propone explicar el auge del totalitarismo en Europa en el contexto de un estado de civilización muy desarrollado; ¿por qué millones de personas en Alemania estaban tan ansiosas de entregar su libertad como sus padres lo estuvieron de combatir por ella?, se pregunta el autor.

Fromm, fundador de la llamada escuela humanista de psicoanálisis, apelará a la irracionalidad y al inconsciente para brindarnos una nueva perspectiva sobre la fascinación que puede ejercer la pérdida de la libertad sobre el individuo.

Partiendo de la base de que las necesidades humanas están socialmente determinadas en gran medida, la tesis central de Fromm es que:

(…) el hombre, cuanto más gana en libertad, en el sentido de su emergencia de la primitiva unidad indistinta con los demás y la naturaleza, y cuanto más se transforma en individuo, tanto más se ve en la disyuntiva de unirse al mundo en la espontaneidad del amor y del trabajo creador o bien de buscar una forma de seguridad que acuda a vínculos tales que destruirán su libertad y la integridad de su yo individual.

Es de ver que, en las concepciones de ambos pensadores, tan lejanos en el tiempo y en sus planteamientos, el desarrollo individual y colectivo del ser humano están estrechamente vinculados, punto de vista que, por otra parte, siempre ha sido ampliamente compartido.

En atención a ello, parece que la actividad política debiera orientarse a facilitar esa unión de la persona con el mundo a través de los afectos y del trabajo creador de que habla Fromm; es decir, la política habría de ser ante todo un cauce que facilitara la integración espontánea del individuo en la comunidad. A este respecto, abundan al alcance de la mano ejemplos que demuestran que la armonía entre lo individual y lo común no sólo es posible, sino cotidiana; una de las frases más entrañablemente hermosas que he leído de Fernando Savater (Ética para Amador) reconoce que: <<no hay nada a la vez tan individual y tan universal como la relación entre un padre y un hijo>>.

En mi opinión, de todo esto se desprende que:

  1. La política tiene mucho que ver con los sentimientos de las personas, ya que son éstos los que guardan la llave de cualquier proceso de integración en que estén presentes la espontaneidad y la creatividad.
  2. La política ha de velar celosamente por el mantenimiento de la dignidad humana, concepto histórico, como casi todos, que hoy exige el respeto a un mínimo de igualdad y de justicia, sin las cuales no se puede hablar de integración, sino más bien de “compactación”.
  3. Centrar la política en lo meramente económico, no digamos en lo macroeconómico, constituye un ejercicio de reduccionismo rayano en el avasallamiento o en la ceguera.
  4. La experiencia histórica demuestra el inmenso peligro colectivo que encierra cualquier orientación política que desprecie las condiciones mínimas de igualdad y justicia que permiten la construcción de identidades individuales sólidas.

En su Introducción al psicoanálisis, Freud presenta al artista como alguien capaz de evitar la neurosis satisfaciendo de forma constructiva sus impulsos individuales (su necesidad de reconocimiento, fama y riqueza, por ejemplo), porque posee la habilidad de despojar a aquéllos de sus componentes más estrictamente personales y la destreza necesaria para darles una forma universalmente reconocible. De esta forma, los demás pueden conectar con sus propias pulsiones y satisfacerlas a través de la obra y, por esta vía indirecta, el artista acaba obteniendo el reconocimiento que buscaba.

Pienso que sería deseable que cualquier político tuviera la inteligencia emocional necesaria para entender los anhelos de la colectividad que constituye el sujeto de su política. Además, sería esencial que fuera capaz de renunciar al cumplimiento de sus propios deseos (su necesidad de reconocimiento, fama y riqueza, por seguir con el ejemplo) tal y como éstos se le presentan, para “sublimarlos” en una actividad al servicio de los demás que acabaría otorgándole la satisfacción buscada en una forma diferente. Por tanto, quizás no sería atrevido afirmar que ese político ideal habría de tener algo de artista.

Las elecciones autonómicas y locales que se avecinan van a ser un simple ensayo de las generales. Me muero de ganas de admirar los coros y danzas que nos van a ofrecer nuestros “artistas”.

 

Fuentes:

http://www.webdianoia.com/aristoteles/aristoteles_polis.htm

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=18112178025

 

Foto: Wikipedia

PRIMAVERA EN LA RESIDENCIA

residencia1920

Bonita experiencia de esparcimiento, darse un paseo por la Residencia de Estudiantes durante la escueta primavera madrileña y sentir, o al menos soñar, que flotando aún queda algo de tantos talentos como en otro tiempo florecieron entre sus muros. La reconstrucción de una habitación típica de la Residencia en su época dorada y un pequeño folleto añaden unas cuantas pinceladas (o versos, o acordes, o fotogramas) sobre la historia del lugar que enriquecen la imaginación.

En el folleto puede leerse:

La influencia de la Institución (Libre de Enseñanza) fue decisiva en la definición espacial de las habitaciones, en las que tuvo un relevante papel la búsqueda de una buena ventilación, un correcto soleamiento o una adecuada iluminación; también en la revalorización del arte popular como un signo de refinamiento y distinción que se puso de manifiesto en la utilización (…) de piezas artesanales, como la cerámica de Talavera, de tejidos y estampados procedentes de diversas regiones, como los paños de Lagartera, o de otros elementos y objetos populares.

Algunos de los elementos que pueden verse en la habitación pertenecen al patrimonio de la propia Residencia de Estudiantes y de las Institución Libre de Enseñanza (…). Otros son reproducciones fabricadas para la ocasión (…).

Todos ellos proponen con una clara voluntad armónica e integradora un ambiente de sobriedad no exento de confort, ajustándose al modelo heredado de la Institución. Unas pautas que son producto de un significado más profundo.

Bonita experiencia sería ver surgir de las próximas elecciones generales un significado más profundo de España que el que ha sido capaz de extraerle hasta el momento el bipartidismo; una España regenerada con una buena ventilación, un correcto soleamiento, una adecuada iluminación, una revalorización de lo creativo y una clara voluntad armónica e integradora en un ambiente de sobriedad no exento de confort o, al menos, de unas prestaciones públicas correctamente gestionadas que garanticen una atención digna a las necesidades básicas de todas las personas.

Fotos:

http://www.edaddeplata.org/edaddeplata/content.jsp?guid=%7BBA88C6AE-05FC-4E69-9A24-904CB8A4098B%7D

http://www.iesamoreno.es/gh-informacion/2230-el-universo-de-la-institucion-libre-de-ensenanza-hasta-1936-mapa-conceptual.html

DE JOSÉ MOTA Y FERNANDO VII

 

A través de Bartolo el siguiente sketch del programa “José Mota Presenta” explica mucho mejor de lo que yo lo hice – v. https://escritodesdelastripas.wordpress.com/2015/03/25/paradojas-temporales-o-no/ – cómo, si pudiéramos retroceder en el tiempo, el futuro influiría en el pasado y éste, a su vez, condicionaría el futuro de forma que ambos habrían de ser necesariamente coherentes en su mutua ligazón, lo que excluiría cualquier paradoja temporal de las que se suelen asociar a tales viajes. Pero basta de palabras:

 

¡Bravo por el humor inteligente!, ese cascanueces que puede incluso con la dureza de la Física teórica.

Por razones que el amable lector comprenderá enseguida, aprovecho para insertar el sketch sobre las promesas electorales del Sr. Rajoy que TVE ha decidido eliminar en la reposición de uno de los capítulos  de “La hora de José Mota”:

Al parecer, según TVE, la supresión se debe a motivos “estratégicos”; http://www.vertele.com/noticias/por-que-quita-tve-los-gags-de-rajoy-en-las-reposiciones-de-jose-mota/.

Si atendemos a la tercera acepción que la RAE recoge para el término “estratégico” y consideramos la proximidad de la primera cita electoral que los españoles afrontaremos en breve, la explicación del Ente resulta bastante verosímil:

3. adj. Dicho de un lugar, de una posición, de una actitud, etc.: De importancia decisiva para el desarrollo de algo.

Y ahora, a donde yo quería ir a parar después de tanto prolegómeno: tenemos ante nosotros un horizonte lleno de prodigios que sólo los sueños más ambiciosos eran capaces de vislumbrar hasta hace nada:  hemos alcanzado la certeza de que, contra todo pronóstico, SÍ es posible pulverizar la barrera del tiempo.

¡Amantes de los viajes temporales, incondicionales del Ministerio del Tiempo: votad al PP y, de golpe, todos seremos catapultados a la época de Fernando VII! ¡¡¡ Vivan las “caenas”!!!

DOÑA SANCHA DE ARAGÓN

220px-Condesa_Sancha_de_Aragón

La imagen que encabeza esta entrada, una mujer sentada en una silla de tijera, es probablemente una representación de la condesa doña Sancha en la decoración de su propio sepulcro. La silla de tijera simbolizaba en esa época una sede regia o de gran prelado, por lo que, como vamos a ver, es probable que la represente a ella misma. El sarcófago se conserva actualmente en el convento de las Benedictinas de Jaca y es considerado el mejor del románico aragonés.

Sancha de Aragón nació hacia 1045 y falleció en 1097. Fue hija de Ramiro I de Aragón y desempeñó una intensa actividad en apoyo de la política de su hermano, el rey Sancho Ramírez.

Como hecho notable cabe destacar que, desde 1082 hasta su muerte, fue abadesa del monasterio de San Pedro de Siresa, importante centro político y cultural regio de regla masculina.

Pero lo verdaderamente insólito, por chocar frontalmente con la ley canónica, es que por decisión regia fuera nombrada obispo de la diócesis de Pamplona, lo que desplazó de este cargo a su otro hermano, García.

Posiblemente tan extraordinario nombramiento se debió a la alianza del rey Sancho Ramírez con el Papa Alejandro II para sustituir el rito mozárabe por el romano, a lo que se oponía García, hasta entonces obispo – infante de Aragón y Pamplona. Esto podría explicar que el monarca tratara de hacerse fuerte situando en el obispado a su hermana, al parecer dama de “armas tomar”, y firme soporte de las políticas de Sancho.

La historia de la condesa doña Sancha de Aragón es de esas que añaden unos trazos de color a los ecos apagados que nos llegan de la vida que vibraba en tiempos ya muy lejanos.

Si no me falla la memoria, fue George Orwell quien expresó de un modo muy plástico el carácter histórico de los conceptos (y por tanto del sentir que nos transmiten) con el siguiente ejemplo: si a alguien del Medioevo le dijéramos que todos los hombres son iguales lo negaría rotundamente, ya que algunos son rubios y otros morenos y unos más altos que otros; en ningún momento relacionaría nuestra afirmación con la igualdad política, simplemente porque esa idea no podía estar en la mente del hombre medieval. Es decir, aun con un lenguaje formalmente idéntico, sería imposible entendernos en ciertas áreas, ya que, separados por la barrera del tiempo, el verdadero sentido de los términos empleados, con su carga de significación depositada por la historia, no sería el mismo.

En este orden de cosas, el historiador británico David Craig ha tenido ocasión de referirse al sentimiento angustioso de pérdida de libertad con que la clase trabajadora debió recibir la llegada de la Primera Revolución Industrial en Gran Bretaña. En su prólogo a una edición de “Hard times” de Dickens, Craig escenifica la crisis vital experimentada por una familia de carpinteros acostumbrados a administrar el tiempo que dedican a realizar cada encargo en su taller doméstico y a celebrar la culminación de los más importantes, cuando pasan a tener que recorrer largas distancias y someterse cada día al horario impuesto por la fábrica para poder sobrevivir integrándose en una dinámica de producción que les es completamente ajena. En un contexto mucho más restrictivo de la libertad política que el actual, quizás muchos hombres disfrutaron de una vivencia de libertad personal más intensa de lo que es común hoy en día. Nuevamente la noción de libertad se queda en un cascarón vacío si no somos capaces, al menos, de entrever la carga emocional que le da vida en cada momento histórico. Y es que acercarse a comprender la historia a partir de una mera relación “notarial” de sus hechos más relevantes es tan poco realista como tratar de reconstruir los rasgos, la vestimenta y la forma de moverse de alguien estudiando su esqueleto mondo.

Volviendo al ejemplo que nos ocupa, encuentro insólito que unas instituciones tan obstinadamente rígidas y tan profundamente patriarcales como las eclesiásticas llegaran a ceñirse a las hechuras de doña Sancha como un vestido a medida. Quizás un hecho semejante pueda sugerir a nuestro paladar algo del sabor que quizás tuvo la vida en sus tiempos.

Parece que Dios era proclive a intervenir con frecuencia en la existencia del hombre del Medioevo, dejando puntualmente en suspenso sus propias leyes mediante milagros cada vez que lo creía conveniente para lograr Sus fines, pero sin menoscabo de aquéllas. Como una transposición del modo de actuar divino, el rey Sancho Ramírez no dudó en volver del revés momentáneamente las disposiciones canónicas precisamente para garantizar su alianza con Roma.

La mentalidad contemporánea es muy proclive a la normatividad y para nosotros, una de las garantías más importantes de la libertad individual es que las leyes tengan sustantividad propia e independiente de la voluntad subjetiva de quien ejerce el poder, por lo que las excepciones que se imponen a la regla suelen considerarse como un ejercicio intolerable de arbitrariedad. Probablemente no era exactamente esa la vivencia del hombre medieval.

Quizás la Edad Media no fue más que el crisol en que lo ordinario y lo extraordinario se fusionaron para formar la urdimbre de la existencia. ¿Pudo la magia de esa alquimia arrancar unos destellos de alegría  a la durísima vida de la persona corriente?

Pura fantasía o intuición, frente a la visión oscura que solemos dar por supuesta, me quedo con una imagen mucho más libertina del Medioevo, en que casi cualquier conducta se pasaría por alto con tal de que ésta, aun opuesta a la regla, no llegara a cuestionar su validez general como fundamento del orden social. Creo que fue Agustín de Hipona quien dijo aquello de: “peca fuertemente y arrepiéntete más fuertemente aún y serás salvado”.

©Photo. R.M.N. / R.-G. OjŽda

©Photo. R.M.N. / R.-G. OjŽda

Estoy convencido de que la historia, individual o colectiva, es el canal que conecta el pensamiento con la vida. Ningún concepto tendrá un sentido completo si no somos capaces de entrar en contacto con la vivencia que lo alimenta y que, a su vez, se nutre de aquél.

Sólo desde esa perspectiva, que pretende ver más allá de la función puramente lógica del concepto, es posible comprender cabalmente quiénes somos y quiénes son los demás en este momento. Únicamente desde ahí podremos entender auténticamente, no sólo las razones del otro, sino nuestras propias reacciones ante éstas.

 

Fuentes:

Wikipedia

http://www.estrelladigital.es/articulo/artes/primera-mujer-obispo-fue-espanola/20150131233724227067.html

Cuadro: Hermanos Limbourg, miniatura de febrero de “Las muy ricas horas del duque de Berry”, hacia 1416 (detalle)


Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 23,192 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores