Archivo para 30 diciembre 2015

Los números de 2015

Muchas gracias por vuestras visitas.

¡¡¡Feliz año a todos!!!

 

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 3.200 veces en 2015. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 53 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

EL DESPERTAR DE LA FUERZA

star-wars-the-force-awakens-poster-960x623

No me ha gustado El despertar de la fuerza; es más, me ha disgustado y hasta me ha entristecido.

El siglo XX fue el del desplome del edificio colosal de lo clásico; la teoría de la relatividad puso fin a la idea de tiempo absoluto y la mecánica cuántica enterró la certidumbre del efecto a partir de la causa. El psicoanálisis acabó con el monopolio de lo consciente en la vida psíquica y el surrealismo desterró la tiranía de la lógica en el arte, a la par que el cine descubría su capacidad de hacer inmortal lo fugaz y la música dodecafónica volatilizaba la jerarquía de las notas en el pentagrama; todos las fronteras hasta entonces aceptados se desmoronaban como fichas de dominó. Paralelamente, profundas sombras, de una oscuridad comparable al brillo de toda esa luz, iban extendiendo su amenaza; de entre las ruinas de todo lo demolido se materializaban criaturas monstruosas, en forma de dictaduras atroces que se precipitaban por el sumidero de la abyección moral, o de armas capaces de barrer a la especie humana de la faz de la Tierra. Mientras, el adocenamiento iba perfeccionando su capacidad de mantenernos ajenos a nuestro caminar por el filo de la navaja. El siglo pasado llevó la tensión entre la luz y la oscuridad a su máxima expresión conocida, pero quizás también apuntó al poder que estará a disposición del ser humano si aprende a convivir con su propia sombra.

En 1977, lejos aún de la cima del siglo, La guerra de las galaxias se nos ofreció como un espejo de todo él. En la película estaba todo lo dicho, la lucha entre la luz y la sombra y, en su punto culminante, la aparición del héroe que emprende un viaje; ese viaje, que con tanta certeza describiera Joseph Campbell en “El héroe de las mil caras”, llevará al héroe a triunfar sobre sus propias limitaciones personales e históricas, a adentrarse en el “lado oscuro de la fuerza” para redimirlo y, finalmente, “volver a nosotros transfigurado y enseñar las lecciones que ha aprendido sobre la renovación de la vida”, en palabras del propio Campbell.

En El despertar de la fuerza no he encontrado más que un plagio tísico de su antecesora ya lejana. Es una historia de plástico, carente de creatividad y habitada por personajes sin capacidad de emocionar, con una función aparentemente más ornamental que narrativa. Hay que destacar la presencia de tres viejas glorias (o no-glorias),  que parece forzada sólo con el fin de pegarle el postrer estrujón a una fruta ya exhausta y sacarle hasta el último dólar apelando a la nostalgia; incluso daba la sensación de que Han Solo había sustituido ese aire que solía gastarse de perdonarle la vida al destino por el de la resignación de cargar con el peso de los años.

Pero lo peor es que, si en La guerra de las galaxias vi un espejo del s. XX, en El despertar de la fuerza no puedo evitar tropezarme contra un espejo de lo que llevamos del XXI; un siglo hasta ahora no menos tísico, cosmético y nostálgico. O quizás es que nunca me han sentado bien las Navidades.

GENEROSIDAD

1403198908_657482_1403273835_noticia_normal

 

<<Abriré un diálogo con generosidad y amplitud de miras>>

Mariano Rajoy Brey

Presidente del Gobierno en funciones

 

Yra e vanagloria al león orgulloso,

que fue a todas bestias cruel e muy dañoso,

matóse a sy mesmo yrado a muy sañoso:

dezirt’ he el enxiempro séate provechoso.

         El león orgulloso con yra e valentía,

quando era mançebo, a las bestias corría:

a las unas matava, a las otras fería;

vínole vegedat, flaqueza e peoría.

         Ffueron aquestas nuevas a las bestias cosseras:

fuéronse muy alegres, porque andavan solteras,

contra él vinieron todas por vengar sus denteras,

aun el asno nesçio vino en las delanteras.

         Todos en el león feríen non poquillo,

el jabalyn sañudo dávale del colmillo,

feríanlo de los cuernos el toro y el novillo,

el asno pereçoso en él ponía su syllo:

         dyole grand par de coçes, en la fruente gelas pon’:

el león con grand yra travó de su coraçón,

con las sus uñas mesmas murió e con ál non:

yra e vanagloria diéronle mal gualardón.

         El ome, que tien’ estado, onrra e grand poder,

lo que para sy non quiere, non lo debe a otros fer:

que mucho ayna puede todo su poder perder,

e lo qu’él fizo a otros, dellos tal puede aver.

 

Libro de buen amor

Arcipreste de Hita

 

El estudio de la legislación sobre el Registro de la Propiedad es, a fe mía, alta empresa merecedora de la mayor loa, pero no está de más visitar de vez en cuando a nuestros clásicos para no perder totalmente la perspectiva.

 

Foto: economía.elpais.com

ELOGIO DEL ELEFANTE

394825_10151277460851137_1634506817_n1

Cuenta una fábula que un empresario de circo mantenía sujeto a un enorme elefante simplemente atándolo por una pata a una pequeña estaca de madera clavada en el suelo. – ¿No le da miedo que se escape? – le preguntó una visita. – No lo hará – sentenció el empresario –, se le sujeta así desde que nació, cuando no tenía fuerza para arrancar la estaca, y ahora no sabe que se la llevaría puesta sólo con estornudar -.

La Ley Orgánica de Régimen Electoral General establece (art. 69.7) que “durante los cinco días anteriores al de la votación queda prohibida la publicación y difusión o reproducción de sondeos electorales por cualquier medio de comunicación”. Esta prohibición data del Decreto Ley sobre normas electorales que, en los albores de la democracia, se promulgó de cara a los comicios de junio del 77. Pese a lo absurdo de la regulación hoy en día, ésta no sólo no ha sido derogada, sino que en el año 2011 se intensificó su carácter restrictivo añadiendo lo de la “reproducción”.

Se trata de una limitación a la libertad de expresión con escasa justificación democrática; si hablamos de unas elecciones, por definición se está suponiendo a los electores capacidad de autodeterminación política; desde ese punto de vista, ¿con qué derecho se puede impedir a cada uno que decida la relevancia que da a los sondeos de cara a decidir su voto? Por otra parte, la limitación es tan absurda como pequeño es el mundo en la era de Internet; sin ir más lejos, “El Periòdic d’Andorra” publicó hasta ayer mismo una serie de encuestas electorales a las que cualquiera puede acceder desde aquí.

Lo anterior es sólo un ejemplo de los medios que hoy en día tenemos a nuestra disposición para superar determinadas limitaciones impuestas a ciegas y dar forma al mundo en el que queremos vivir.

Tras casi cuarenta años de rodaje democrático y en plena era digital, quiero pensar que colectivamente hoy estamos mucho más cerca del elefante adulto de la fábula que del cachorro y que las llaves de ese poder de alejar el horizonte cada uno las lleva siempre consigo, guardadas en el bolsillo de la conciencia y, ya que se trata de elefantes, en el de la memoria.

Fuente:https://presnolinera.wordpress.com/2015/12/15/sobre-las-prohibiciones-de-divulgar-encuestas-electorales-y-pedir-el-voto-la-jornada-de-reflexion-texto-remasterizado/

Foto: blog del Instituto de Innovación Social

 

¡CÓMO SE PASA LA VIDA…!

images

Recuerde el alma dormida,

avive el seso e despierte …

En España el sistema electoral del Congreso de los Diputados no garantiza la igualdad de electores y partidos políticos en cuanto a la designación de sus representantes por parte de los ciudadanos.

En España la creación de una comisión parlamentaria de investigación puede ser bloqueada con los votos del partido mayoritario.

En España la inculpación de un diputado o senador en un procedimiento criminal requiere la autorización de la correspondiente cámara, aun cuando los hechos no tengan nada que ver con el ejercicio de su cargo.

En España las cuestiones de mayor relevancia están excluidas de la participación directa de la ciudadanía en el procedimiento legislativo; por supuesto la iniciativa popular está vetada para la reforma de la Constitución.

En España no está previsto que una representación de la ciudadanía pueda opinar durante el proceso de elaboración de las leyes o interpelar en sede parlamentaria.

En España los diputados y senadores sólo necesitan siete años de permanencia en el escaño para cobrar la pensión máxima, mientras que el resto de los trabajadores precisa cotizar durante quince años para cobrar un cincuenta por ciento de aquélla.

En España la Ley de Transparencia no configura el derecho de acceso a la información como un derecho fundamental; están excluidas del ámbito de la ley la Casa del Rey, los partidos, los sindicatos y fundaciones que reciben mucho dinero público; entre las causas de denegación de información existen algunas tan inespecíficas como los “perjuicios para los intereses económicos y comerciales” (intereses que, en cambio, sí permiten que el nombre de cualquier ciudadano aparezca en fichero de morosos).

En España la responsabilidad penal de las personas jurídicas por no evitar la comisión de delitos en el ejercicio de sus funciones por quienes están servicio de las mismas no alcanza a partidos políticos ni a sindicatos.

En España la Ley de Seguridad Ciudadana castiga conductas que se consideran amenazas a la seguridad ciudadana sin exigir que ésta haya sido efectivamente lesionada; además de establecer sanciones de una enorme desproporción, la ley abre la puerta a la incautación administrativa de imágenes informativas, vulnerando la doctrina constitucional que sólo permite adoptar tal medida a los jueces y tribunales con la debida cobertura legal (*).

Hace cuarenta años mi generación llevaba pantalón corto. Cuando comenzó la Transición quizás parecía que simplemente “andábamos por medio”, pero la conciencia que teníamos de lo que estaba sobre el tablero era tan nítida que casi cortaba, porque de nuestros mayores nos llegaba la vivencia del momento histórico en toda su intensidad.

Conocimos la implantación progresiva de leyes formalmente democráticas, pero la tarea de superar la herencia del franquismo en el funcionamiento de las instituciones requería un esfuerzo denodado cada día para hacer frente a la resistencia tenaz de los nostálgicos del “bunker” o simplemente a la inercia o al miedo al futuro. Muchos antes siquiera de haber usado una maquinilla de afeitar ya anhelábamos que el desgaste de esa lucha de España con su otra cara finalizara en unos pocos años y que lo se llamaba democracia acabara siéndolo de veras.

Recuerde el alma dormida,

avive el seso e despierte

contemplando

cómo se pasa la vida …

 

(*) v. https://presnolinera.wordpress.com/2015/12/13/ministerio-del-interior-balance-de-la-legislatura/

 

Foto: revistafractalario.wordpress.com


Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 23,778 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores