BERLÍN, O LA BANALIDAD DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

La hierba asoma a través de una mínima grieta en el asfalto, los restos en descomposición de una criatura impulsan a las plantas a perseguir el cielo, algunas bacterias proliferan en el corazón de un reactor nuclear, y la vida se exhibe desinhibida en Berlín como un enjambre heteróclito de altos, bajos, obreros, turcos, oficinistas, rubios, rechonchos, morenos, magrebíes, músicos callejeros, escolares…, que van y vienen, aparentemente ajenos a la vida de los otros. Por su aire despreocupado, se diría que a ninguno de ellos le traspasan la piel los ecos del dolor que aún se refugia encogido en cada rincón de la ciudad.

Quizás el universo tiene un ápice de piedad y por eso sólo nos permite contemplar el río del tiempo hacia atrás. Si no, en su momento los berlineses hubieran sabido que, tras los padecimientos debidos a la Gran Guerra, les esperaban la revolución espartaquista, la inflación galopante de los años 20, la crisis de Wall Street, la gran estafa que vació las arcas del Consistorio de la ciudad e hizo prender la desconfianza en la clase política (¿a alguien le suena de algo?), el ascenso del nazismo, la caza y exterminio sistemático de judíos y disidentes, la devastación de la guerra, las violaciones de la tropas de liberación, la zozobra de la “desnazificación” llavada a cabo por los vencedores, el bloqueo de la ciudad por los soviéticos, la amenaza de la guerra fría, la opresión comunista, el aislamiento del muro … Aunque muchos no lo sientan, ¿es concebible que no quede ni un mínimo eco de tanto sufrimiento repitiendo su lamento entre los edificios de Berlín?

En su famoso libro sobre el juicio al burócrata nazi Adolf Eichmann, Hanna Arendt acuñó el término “banalidad del mal” para referirse a la capacidad para perpetrar crímenes atroces que tiene el hombre más anodino cuando aquéllos se integran en el funcionamiento normal del sistema al que aquél sirve.

Yo voy más allá y creo que la banalidad abarca mucho más que el mal. Y es que uno contempla el fluir a la vez colorido, desenfadado y desordenado de la existencia en esta ciudad no demasiado limpia de fachadas llenas de grafitis, uno se mezcla con esa multitud que parece gritar “carpe diem” en silencioso coro mientras circula a través de memoriales dedicados al recuerdo de atrocidades, paredes monumentales acribilladas a balazos, edificios impolutos que son cuidada reconstrucción de otros arrasados por las bombas, o fragmentos del muro que exhiben los testimonios de las víctimas que aún tienen que cruzarse con sus verdugos de la STASI en el supermercado, y uno se da cuenta de que Berlín es en sí un testimonio de la banalidad de la vida y de la muerte.

Eso sí, banal o no, en circunstancias normales parece que es muy humano – y, por tanto, muy digno -, preferir estar vivo a estar muerto, aunque sólo sea para poder volver a Berlín.

Anuncios

2 Responses to “BERLÍN, O LA BANALIDAD DE LA VIDA Y DE LA MUERTE”


  1. 1 Joaquín Pérez-Marsá 6 septiembre 2017 en 14:38

    Que verdad tan grande la que describes y que puede extrapolarse casi a cualquier pueblo y a cualquier país. Cuántos de nuestros ancestros han perdido la vida para tener el mundo que tenemos ahora y qué responsabilidad frente a nuestros descendientes de ir construyendo un mundo en el que al menos haya una convivencia pacífica. Un “articulazo” que transmite, enhorabuena amigo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 24,060 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: