LA INNOVACIÓN COMO RESPUESTA A LA INTOLERANCIA (O AL EMPERADOR LE SALIÓ EL TIRO POR LA CULATA)

23 de mayo de 1618, tres delegados del emperador germano, el católico Federico II Habsburgo, son secuestrados por un grupo de nobles protestantes y arrojados por una ventana del castillo de Praga como respuesta al fin de la tolerancia religiosa por parte del soberano.

El resultado inmediato de la acción no fue trágico, porque los tres funcionarios imperiales aterrizaron sobre un montón de estiércol y sólo sufrieron heridas de consideración en su orgullo, pero lo peor estaba por venir, ya que la llamada “defenestración de Praga” (1) se convirtió en el detonante de la Guerra de los Treinta  Años, quizás el enfrentamiento bélico más mortífero que ha conocido Europa, incluso por delante de la Segunda Guerra Mundial. En esa guerra, además del conflicto religioso inicial, se ventilaron sobre el tablero europeo el equilibrio entre las distintas potencias del Viejo Continente y sus respectivos intereses políticos, territoriales y comerciales.

Situémonos ahora en la Baja Silesia, actualmente perteneciente a Polonia, pero que a mitad del s XVII formaba parte del Sacro Imperio Romano Germánico bajo el dominio de Ferdinando III de Habsburgo, ferviente católico. En aquellos días las naciones involucradas, agotadas por el esfuerzo bélico, acababan de poner fin al largo conflicto a través de una serie de acuerdos, conocidos como la Paz de Westfalia, que se firmaron en 1648 y que se consideran el punto de arranque del Estado moderno.

La Paz de Westfalia había concedido a cada gobernante el derecho a determinar la religión de su propio estado, pero en la Baja Silesia, pese a su soberanía católica, vivía una importante comunidad luterana que reclamaba el derecho a construir sus propios templos para practicar su fe. Para lograrlo, solicitaron la  ayuda diplomática de Suecia, de credo protestante, que empezaba a adquirir pujanza en el mapa europeo.

El imperio de los Habsburgo, al igual que el papado, habían salido debilitados de la guerra y Ferdinando III se sintió obligado a ceder a las presiones diplomáticas suecas y dar permiso para construir tres iglesias luteranas en las localidades de Jawor, Swidnica y Glogow, próximas a Breslavia, que fueron así conocidas como las Iglesias de la Paz; pero lo autorizó “con la boca pequeña”, tratando de asegurarse de que las iglesias nunca llegaran a construirse y de que, si por ventura llegaban a existir, no se parecieran en nada a las católicas ni se mantuvieran en pie mucho tiempo. Para ello, impuso condiciones al filo de lo imposible: en primer lugar, las iglesias tendrían que situarse extramuros de las ciudades, como mínimo a “un tiro de cañón de distancia”. Además, tendrían que edificarse sólo con materiales perecederos, como madera, arena, arcilla y paja, no podrían utilizar clavos, no podrían tener campanarios y, por si fuera poco, la construcción debía completarse en un año.

Se hizo cargo de tamaño desafío el arquitecto Albrecht von Sabisch, no en vano prestigioso constructor de fortificaciones, quien, en vista de las enormes restricciones impuestas, no tuvo más remedio que poner en práctica soluciones constructivas totalmente innovadoras: las Iglesias de la Paz se sostienen merced a un entramado de postes y vigas de madera relleno de una mezcla de paja, barro y trozos y tablas de madera; las vigas horizontales se refuerzan por medio de puntales cruzados en diagonal, que a su vez se insertan en postes verticales, que buscan impedir el desplazamiento del conjunto. ¡Ah, y sí que hay clavos!, lo que pasa es que son también de madera, al igual que las tejas.

Las Iglesias de la Paz, vistas desde fuera, se parecen a los edificios civiles de entramado de madera del norte de Europa, mientras que dentro de ellas uno tiene la impresión de estar visitando un teatro barroco con palcos a distintos niveles. En efecto, tal y como quiso el Emperador, aquéllas no se parecen en nada a ninguna otra, pero eso es precisamente lo que las reviste de un halo mágico.

Exterior e interior de la Iglesia de Jawor

La iglesia de Gloglow desapareció en el s. XVIII a causa de un incendio, pero las de Jawor y Swidnica no sólo se siguen sosteniendo con orgullo desde hace cuatro siglos y son las iglesias de madera más grandes de Europa, sino que su valor histórico, su excelente conservación y sus características tan singulares, fruto de la hostilidad imperial, las llevaron a ser declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en cuyo catálogo figuran con el No 1054 desde el año 2001.

Quizás Ferdinando III se revuelva en su tumba cada año, cuando turistas de todo el mundo son atraídos a la Baja Silesia precisamente por la singularidad de estas dos joyas del Barroco. Y es que los nuevos tiempos casi siempre irrumpen con brío bastante y sobrante como para reírse hasta del inmovilismo más obstinado.

  • En realidad, la Historia registra hasta cuatro defenestraciones de Praga: dos en el s. XV, la más conocida en 1618 y la última, aún envuelta en el misterio, en 1948, cuando el único ministro no comunista del Gobierno de la entonces Checoslovaquia apareció muerto bajo una ventana de su ministerio. ¡Quiera el Cielo que, a día de hoy, tan singular muestra de la tradición cultural autóctona haya caído en desuso entre los pragueses!

Créditos:

Imágenes: Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Iglesias_de_la_Paz_de_Jawor_y_%C5%9Awidnica

viajesconhumor.com: swidnica y su iglesia de la paz

https://es.wikipedia.org/wiki/Iglesias_de_la_Paz_de_Jawor_y_%C5%9Awidnica

lacrisisdelahistoria.com: la paz de westfalia

https://es.wikipedia.org/wiki/Paz_de_Westfalia

https://www.ecured.cu/Tratado_de_Westfalia

1 Respuesta to “LA INNOVACIÓN COMO RESPUESTA A LA INTOLERANCIA (O AL EMPERADOR LE SALIÓ EL TIRO POR LA CULATA)”


  1. 1 Violeta 3 enero 2022 a las 20:14

    Maravillosas por dentro y por fuera! Merece la pena visitarlas.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s




Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 34.916 visitas

Archivos

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a 34 seguidores más


A %d blogueros les gusta esto: