Posts Tagged 'Crímenes de guerra'

ORDEN Y TRAGEDIA

Aquel día cuando Von Ribbentrop, Ministro de Asuntos Exteriores del Tercer Reich, hizo su aparición en la sala todos los que lo aguardaban volvieron la cabeza hacia él con cierta sensación de incomodidad; su aire de contención autoimpuesta y la palidez de su rostro revelaban la seriedad de la situación. Sin detenerse, el diplomático recorrió la estancia y subió las escaleras. Desde aquel lugar, donde dominaba con la vista a todo su auditorio, declaró que deseaba paz para el mundo. A continuación le pusieron una capucha en la cabeza, un nudo corredizo alrededor del cuello y se abrió la trampilla. Fue el primero. En menos de dos horas la horca funcionó diez veces. Así terminó el primer proceso por crímenes de guerra nazis para otros tantos hombres aquel 16 de octubre de 1946 en el gimnasio de la prisión de Nuremberg. Sería el primer proceso de la Historia en su género.

Sería casi blasfemo tratar de añadir algo a todo lo escrito, contado y visto sobre el sufrimiento que provocó la Segunda Guerra Mundial. El personaje al que voy a referirme ni siquiera es humano en el sentido corriente de la palabra, pero hay acontecimientos de tal magnitud  que incluso lo que no es humano puede verse envuelto en un destino trágico.

Los procesos de Nuremberg, en los cuales los vencedores de la Segunda Guerra Mundial enjuiciaron y castigaron los crímenes cometidos bajo el Tercer Reich, fueron muy controvertidos, incluso entre los Aliados y en medio de la atmósfera de fuerte conmoción que aun pervivía en la inmediata posguerra.

Aquéllos desafiaron a los principios jurídicos desarrollados en las naciones civilizadas a través de una evolución de siglos: los acusados fueron juzgados con arreglo a normas creadas posteriormente con el preciso propósito de castigar determinados hechos; los jueces de los vencidos fueron elegidos y designados por los vencedores de forma expresa para cada proceso; se prohibió a los acusados utilizar determinadas defensas, como la obediencia debida o la comisión de crímenes similares por parte de los Aliados; las pruebas documentales fueron seleccionadas sólo por la acusación entre las incautadas al Estado alemán; se permitió que la convicción del Tribunal se basara en testigos de referencia y en declaraciones escritas no ratificadas en juicio, los jueces juzgaron en conciencia sin atenerse a penas predeterminadas por la ley… Harlan Fiske Stone, Juez del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, llegó a calificar el primer juicio de “linchamiento”, eso sí, aclarando que no lamentaba lo que las fuerzas de ocupación pudieran hacer con los nazis, sino la hipocresía de intentar darle a aquello forma de proceso.

También es cierto que, con la perspectiva del tiempo, generalmente se considera que los juicios de Nuremberg arrojan un saldo positivo. Muchos valoran que éstos sirvieron para exponer ante la humanidad los crímenes del nazismo, que en su conjunto resultan innegables, permitieron introducir en mundo del Derecho el concepto de “guerra de agresión” como acto criminal contra la comunidad internacional, constituyeron el precedente de toda jurisdicción internacional en defensa de los Derechos Humanos – aunque ésta sea hoy tan sólo una cerilla tratando de alumbrar en medio de un huracán –,  y constituyeron una alternativa más “civilizada” a la ejecución inmediata de los responsables, propuesta por Churchill, como castigo por crímenes que hubiera sido impensable dejar pasar sin más tras un conflicto que arrojó un saldo de más de cincuenta millones de muertos y dejó gran parte de Europa reducida a piedras ennegrecidas y humo.

No creo que nadie dude de que hubiera sido imposible exigir cualquier responsabilidad al poder recién depuesto desde los propios tribunales alemanes, juzgando al amparo de las leyes vigentes en el momento de los hechos. Y es que hay situaciones que es imposible resolver desde dentro del sistema jurídico vigente. En el caso que nos ocupa, parte del problema eran las propias leyes de la Alemania nazi, que habían dado cobertura a muchas de las atrocidades cometidas y que, por tanto, eran incompatibles con los deseos de reparación de los vencedores.

La explicación de la tragedia griega que me parece más sugerente es aquella que la presenta como un conflicto en el cual el héroe está marcado por el destino como una semilla: se ve abocado a romper las barreras de lo establecido y habrá de pagar por ello la última factura exigida por ese “statu quo”, pero a cambio de su desaparición como individuo el mundo nunca volverá a ser igual que antes de su entrada en escena.

Es el “instante cero” de un sistema jurídico donde,  en mi opinión, el Derecho nos revela su profunda dimensión trágica. La ruptura con el ordenamiento jurídico anterior siempre cobra un precio a la sociedad. En el momento de la ruptura la nueva norma sólo puede aparecer por vía de hecho y, entonces, es casi inevitable sentir que poca diferencia hay entre someterse a las leyes o prescindir de ellas y defender los propios intereses también por vía de hecho. Ya Rousseau señalaba la incoherencia lógica que supone fundamentar el derecho en un poder de hecho; ¿qué derecho es ese que desaparece simplemente con que uno tenga la fuerza suficiente para vulnerarlo?

Desde la filosofía jurídica puede apuntarse que la norma que define al propio sistema jurídico “es una regla última, una regla que no depende de criterios de validez establecidos por ninguna otra regla del sistema, que no es, en consecuencia, jurídicamente válida ni inválida” (1). Es esa “regla última”, con su aureola fantasmal de ser y no ser al mismo tiempo, la que en determinados momentos de la Historia aparece en la comunidad como un personaje más de la tragedia. Eso es lo que sucedió tras la Segunda Guerra Mundial con la imposición de un nuevo orden jurídico por parte de los Aliados, que ha tenido que arrastrar hasta nuestros días la bola y las cadenas del descrédito y del cinismo, pero cuya “culpa” le permitió alumbrar una nueva era del Derecho internacional.

Hoy seguramente resulta extravagante ver aparecer al ente jurídico envuelto en los ropajes del personaje de tragedia, pero creo que es imprescindible no perder totalmente de vista el aliento humano que aún conserva esta conquista de la civilización que es el Derecho y el profundo dramatismo que encierra para muchos la lucha por sus derechos y por su Derecho.

No obstante, es comprensible que todo esto tienda a hundirse en el olvido en esta Europa donde hay que usar los dedos de ambas manos para contar las normas aplicables al despertador cuyo sonido electrónico nos arranca del sueño cada mañana.

 

  • Bobbio y los conceptos de norma jurídicamente última Juan Ruiz Manero

LA CONCIENCIA DE FRITZ HABER

Hay quien dice que la guerra ha sido uno de los motores del desarrollo del cerebro humano. No me sorprendería que así fuera, incluso desde el punto de vista espiritual. La heroicidad es un sacrificio en potencia y puede ser el fruto de una expansión de la conciencia si proviene del convencimiento de que, aun desaparecido el “yo”, uno sigue existiendo en el “nosotros”. La vivencia del “yo” sería entonces algo así como una ola en el mar, una individualidad que existe como apéndice de algo muchísimo mayor y que en su seno seguirá presente, ya se extinga con suavidad, ya rompa furiosa contra las rocas.

En cualquier caso, si la guerra ha servido en algún momento para alimentar el desarrollo de la conciencia o de cualquier otra facultad humana, no creo que nadie niegue que hoy se trata de un mecanismo primitivo, de un “combustible” sucio, que estorba una expansión aún mayor de aquélla al impedir que ese “nosotros” se haga extensivo al género humano.

Creo que al hilo de todo esto resulta sugerente la historia de Fritz Haber (1868-1934), físico alemán del que normalmente hemos oído hablar sólo por la síntesis del amoniaco, aunque merece la pena tratar de asomarse a los parajes morales recorridos por un hombre que debió de experimentar con una intensidad extrema los vaivenes de su conciencia, expandiéndose y contrayéndose como un acordeón al compás de las convulsiones del primer tercio del siglo XX.

Haber, de origen judío, se convirtió pronto al protestantismo para poder seguir una carrera como profesor en la universidad alemana. El caso era habitual en el mundo académico, ya que para un científico de finales del s. XIX la religión no solía ser un punto fundamental. Esto adquirirá en un momento dado una importancia inesperada, como veremos.

A principios del s. XX la expansión demográfica en Europa requería una mejora de la producción agrícola. La disponibilidad de nitrato de Chile, utilizado hasta entonces prácticamente como único abono, resultaba cada vez más escasa para las necesidades de Alemania y los fertilizantes industriales requerían amoniaco para su fabricación, así es que el objetivo de sintetizar este compuesto era consecuencia de una necesidad apremiante y uno de los principales objetivos de la ciencia teutona.

La extrema resistencia a la fijación del nitrógeno atmosférico había hecho inviable la síntesis industrial del amoniaco hasta el momento, pero Haber poseía una combinación inusual de genio teórico y práctico y encaró el desafío bajo el patrocinio de la empresa BASF. Encontró catalizadores más eficientes e introdujo los cambios necesarios para que el proceso químico se pudiera llevar a cabo a temperaturas más bajas. El milagro obrado en el laboratorio por Haber fue adaptado a la industria por el ingeniero Carl Bosch y ello permitió la producción de amoniaco a gran escala y a un precio asequible, logro en la historia de la ciencia y de la técnica alemana que probablemente libró del hambre a grandes capas de la población y que valió a Haber el Premio Nobel de Química en 1918.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial Haber puso su laboratorio y su talento al servicio del ejército y fue movilizado con el grado de capitán. Por de pronto, la síntesis del amoniaco hizo posible la fabricación de explosivos a escala industrial. Pero el uso de los mismos aun por la artillería más potente se reveló completamente inútil para romper la guerra de trincheras en que había embarrancado el conflicto y el Ministerio de Guerra inició la búsqueda de agentes irritantes capaces de sacar al enemigo a campo abierto.

Haber se ocupó de la cuestión con la eficacia que ya había demostrado poco antes y desarrolló el uso de gas de cloro como arma de guerra. El 11 de abril de 1915 se distribuyeron unas 5.000 bombonas del compuesto y, liberado en el frente de combate tan pronto hubo viento favorable, el gas barrió más de 3 millas de territorio enemigo cerca de Ypres, Bélgica, y dejó bien servido al diablo con la muerte de más de 150.000 soldados.

El éxito del nuevo agente fue tal que, tras la guerra, altos mandos alemanes reconocieron que, de haber lanzado un ataque con gases por sorpresa y a gran escala, Alemania habría aplastado a sus enemigos. Sin embargo no fue así, los aliados tuvieron ocasión de reaccionar, protegerse y fabricar sus propios gases y nació la guerra química, no ya con el objetivo de obligar al enemigo a ponerse al descubierto, sino con el fin de acabar con él directamente. A partir de ahí Haber centró su actividad en la investigación y desarrollo de nuevos agentes tóxicos.

A la consiguiente condena del mundo científico por estas actividades se unió la tragedia personal cuando su primera esposa, Clara Immerwahr, consideró que el éxito científico de Haber había sido a costa de perder su humanidad y se suicidó con el arma reglamentaria de éste. Muchos han querido ver en ello una forma de protesta contra la guerra química, pero es algo que nadie puede asegurar.

Tras la derrota alemana Haber estuvo al borde del derrumbe psíquico y huyó a Suiza para escapar de una posible persecución por su papel fundamental en la guerra química. Nunca se llegó a constituir un tribunal aliado para juzgar crímenes de guerra – habría que esperar a Nuremberg, tras la siguiente conflagración – y, además ya hemos visto que Haber obtuvo ese mismo año el Premio Nobel de química como benefactor de la humanidad por la síntesis del amoniaco, con el consiguiente revuelo, dado todo lo que había hecho entre medias.

Haber nunca expresó remordimiento alguno por su implicación en la guerra. De hecho siguió colaborando con el Ministerio de Defensa para tratar de burlar las restricciones impuestas a Alemania por el Tratado de Versalles mediante el desarrollo secreto de nuevos proyectos de guerra química en suelo extranjero y colaboró en la creación de una empresa pública dedicada a la fabricación de pesticidas que contaba entre sus filas con expertos en guerra química y que producía el Zyklon B, que más tarde se usó para el exterminio masivo en Auschwitz.

Para aligerar un poco el peso de tanta negrura vale la pena mencionar, como anécdota, que Haber participó también en un proyecto secreto para aprovechar el oro contenido en el agua del mar, con el fin de ayudar a Alemania a pagar las indemnizaciones de guerra, pero sin éxito, dado el escasísimo contenido del metal precioso de las aguas marinas.

El último capítulo de esta historia nos lleva en volandas hasta el año 1933, con la llegada al poder de los nazis. Pasaremos en ráfaga por los intentos de Haber de reintegrar a las organizaciones científicas alemanas al mundo de la ciencia, del que había quedado excluida, durante los años 20. Como muestra, llegó a presidir la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada desde 1931.

Las leyes raciales del nacionalsocialismo llevaron a muchos alemanes a reafirmarse e como judíos de origen en una identidad racial hasta entonces no tan significativa. Este fue el caso de Haber. El Ministerio de Arte, Ciencia y Educación Popular forzó el despido de los judíos al servicio del Kaiser Wilhelm Institute, dirigido por aquél, y, aunque sus servicios prestados al ejército lo ponían a salvo de esta medida, decidió dimitir, no sin antes tratar de ayudar a sus subordinados de origen judío a encontrar otros puestos fuera de Alemania.

En su carta de dimisión rechazó expresamente el origen racial como criterio de selección de científicos:

“Durante más de cuarenta años he elegido a mis colaboradores en virtud de su inteligencia y de su personalidad, no de quién era su abuela, y no estoy dispuesto en lo que me queda de vida a cambiar este sistema que me ha parecido tan apropiado”.

Tampoco perdió la ocasión de expresar su orgullo por haber servido “a la humanidad en tiempos de paz y a la patria en tiempos de guerra”.

Haber abandonó Alemania muy deteriorado física y anímicamente, con una enfermedad cardiaca tan grave que apenas podía trabajar. Tras una breve estancia en Cambridge buscó un clima más benigno en Palestina, pero no fue capaz de resistir el viaje y murió de camino, en Suiza. Dicen que había perdido todo deseo de vivir.

Primero la humanidad, luego la patria. Finalmente la raza, la inteligencia, la personalidad; pero sin perder nunca de vista la patria. Parece que uno contempla el foco de luz de un teatro, cuyo círculo se agranda o se achica para iluminar sucesivamente a grupos más grandes o más pequeños de actores sobre la oscuridad del escenario. Pero se trata del foco de luz de la conciencia de un hombre que se identificó más o menos con sus semejantes al compás de distintas vicisitudes, que pasó de ser un perseguidor en la guerra a un perseguido en la derrota, para luego tratar de ser salvador de la universalidad de la ciencia y, finalmente, verse otra vez perseguido por su condición racial.

Quizás incluso su muerte tuvo el sentido lógico que caracterizó su actividad profesional. Verdugo y luego víctima, al final de su vida tal vez acabó reconociéndose a sí mismo en ambos lados de esa ecuación demencial y, con lógica matemática irreprochable, desapareció.

Desde otro punto de vista podría decirse que, incapaz de trascender su luz y sus sombras, se marchó con la lógica intacta, pero con el corazón literalmente roto. Esto convierte a Fritz Haber en un símbolo del siglo XX, un siglo de luces y sombras desmesuradas hasta la deformidad y que hasta ahora el siglo XXI no nos ha llevado a trascender, tan de vuelta de todo como estamos, eso sí, sin haber llegado todavía a ninguna parte.

 

Fuentes:

http://www.encyclopedia.com/people/science-and-technology/chemistry-biographies/fritz-haber

La Primera Guerra Mundial contada para escépticos   Juan Eslava Galán   Edit. Planeta


Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 30.659 visitas

Archivos

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32 seguidores