Posts Tagged 'Dios'

CAOS

Oriente_M

En algún punto de esa entidad inconcebible que se encuentra más allá del espacio y del tiempo, Dios reparó en que, siendo Su voluntad absolutamente incoercible, incondicionada y no sometida a otras reglas que las que tuviera a bien darse ella misma, en el fondo Su propio Ser no podía distinguirse del caos. Entonces una perturbación, no mayor que la que produciría un átomo de hidrógeno al golpear a millones de años luz de distancia la superficie en calma de un lago infinito recorrió Su conciencia, que hasta ese instante era transparente y sutil como el éter lumínico y lisa como un plano matemático.

Cuando Dios se durmió, los ecos ya amortiguados de esa onda de conciencia se transformaron en un sueño. Y Él soñó con criaturas cuya naturaleza parecía estar sometida a leyes, pero tal apariencia sólo era fruto de las limitaciones de aquéllas, porque la brevedad de sus vidas y la cortedad de su conciencia les hacían confundir los fuegos artificiales del caos esencial con la luz eterna de la razón. Y, ensoberbecidos por creerse que su mente hundía sus raíces en la razón, esas imágenes oníricas empezaron a sentirse humilladas y avergonzadas al saber que en el fondo no eran más que el producto de un sueño de su Creador y se dedicaron a convertir ese sueño divino en pesadilla. Y así estamos.

Hay que hacerlo despertar como sea.

 

Fotos:

recortesdeorientemendio.com

 

 

¿LOS ENEMIGOS DE DIOS…?

Charlie

En su primera acepción, el diccionario de la Real Academia define el término “enemigo” como “contrario, opuesto a una cosa” y en una segunda como “El que tiene mala voluntad a otro y le desea o hace mal”.

Si Dios es sinónimo de “perfección” no puede, en puridad, tener enemigos, porque tanto lo contrario de la perfección como la voluntad (buena o mala) o el deseo (igualmente bueno o malo) denotan falta, ausencia de algo. En definitiva, el enemigo del Ser Perfecto sólo podría identificarse con el no ser, o sea, con lo que no existe.

Más allá de la geometría de conceptos de los filósofos, el refranero español recoge esta misma idea de forma mucho más llana: “No ofende quien quiere, sino quien puede”. ¿Quién puede con Dios? ¿Quién puede ofender a Dios?

Por su parte, el budismo zen trata de transmitir algo similar por una vía aún más directa, intuitiva y hermosa a través de un koan: “¿Cómo suena la palmada que se da con una sola mano?” No es posible dar nada si el destinatario no lo recoge.

Estoy convencido de que quienes tratan de defender a Dios de sus enemigos únicamente están proyectando en los demás su propia necesidad de hacer el mal. Si de verdad hay un Dios, espero que, por una u otra vía, les haga aprender.

PADRE NUESTRO

eye_of_god

Padre nuestro que estás en el Cielo,

¿Cuándo llega alguien de verdad a ser  un individuo?

¿Es posible tomar con gratitud la vida que uno ha recibido de sus padres, por más imperfectos que le parezcan?

¿Puede uno terminar convirtiéndose en padre y madre de sí mismo?

 

santificado sea Tu nombre,

¿El nombre que llevamos forma parte del envoltorio en el que se nos regaló la vida?

¿Crecer sería encontrar nuestro verdadero nombre tomando como punto de partida el que otros nos pusieron?

 

venga a nosotros Tu Reino,

¿El Cielo es un lugar o un estado?

¿Hay en el diccionario algún término para la alegría de ser simplemente lo que uno es?

 

hágase Tu voluntad así en la Tierra como en el Cielo,

¿Aprender a aceptar lo que es más grande que uno mismo es muestra de fuerza o de flaqueza?

¿Aceptar podría ser el camino y aceptarse a uno mismo el destino?

¿La aceptación puede conducir al cambio?

 

el pan nuestro de cada día dánoslo hoy

¿El alimento sostiene la vida y el sentido la hace digna de ser vivida?

¿Puede encontrarse el sentido acosando a la vida para arrancárselo? ¿Y convirtiéndose en su cómplice?

 

y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,

¿Qué es más peligroso para el herido; perseguir con mirada furiosa al arquero o extraer cuanto antes la flecha clavada?

¿Cómo nos cuidarían las manos cariñosas de otro? ¿Y nuestras propias manos?

¿Quién se nutre del perdón, el que perdona o el perdonado?

 

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal,

¿Existe el pecado o sólo el pecador?

¿Y si el único pecador fuera el que cree que merece cargar con su culpa?

¿Hay peor mal que ser verdugo de uno mismo?

 

amén.

¿Es la aceptación sinónimo de libertad interior?

¿Hay quien sea capaz de privar de algo al que es libre dentro de sí?

¿Puede alguien llegar a ser más grande que él mismo? ¿De qué se trataría; de un absurdo, de una paradoja, de un milagro…?

 

A veces, cuando veo una montaña me parece tener ante mis ojos una página de Eckhart Tolle. La montaña se convierte así en un mensaje y el empuje de su evidencia me lleva a convenir con el maestro alemán en que tanto yo mismo, como esa muestra de corporeidad casi intimidatoria que se me cuela por las retinas, no somos más que etapas de un viaje, el misterioso viaje circular de la Conciencia, que vuelve sobre sí misma tras pasar por la materia. Entonces siento que esa montaña, por antigua que sea, es como un recién nacido comparada como la conciencia que la acoge, mi conciencia, emanación de esa Conciencia que ha decidido mantenerse al margen de las ruedas del tiempo en las que nos deposita a sus seres.

A veces siento que Dios, o quien esté en Su lugar, si es que hay Alguien, es parte de nosotros y nosotros somos parte de Él, igual que cada ola es un apéndice que surge del mar, pero que no llega a confundirse con él hasta que rompe.

A veces pienso que las oraciones que aprendimos en nuestra infancia no son realmente más que mensajes intemporales que contienen la llave de nuestro inconsciente como motor de crecimiento.

Desde luego, todo esto no fue lo que me enseñaron de pequeño. Eso sí, me quedo con la satisfacción de comprobar cómo avanza la humanidad; en otros tiempos me habrían quemado por lo que acabo de escribir. Hoy en día es poco probable que nadie me haga demasiado caso, y prácticamente imposible que ni tan siquiera me dé un calambre con el teclado.

 

Foto: literatio blogspot.com


Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 23,192 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores