Posts Tagged 'Política'

ARQUETIPOS

Definir lo que es un arquetipo sería parecido a explicar cómo funciona un reloj atómico cuando alguien te pregunta la hora. Los arquetipos son entes que actúan como “combustible” de la conducta, los sentimientos y los pensamientos humanos. Se encuentran más allá de cada cultura y de cada tiempo histórico y, por supuesto, de nuestra voluntad. No es necesario aprenderlos para que sean percibidos por nuestro inconsciente. Tampoco pueden ser suprimidos de modo permanente. Su aspecto instintivo los pone en directa relación con nuestros impulsos biológicos y su faceta intuitiva los enlaza con nuestras potencias intelectuales, artísticas y espirituales; su energía irradia en todas direcciones. Esa energía no actúa como una fuerza ciega, sino que parece ejercer su influencia desde una conciencia lúcida de la situación presente para encaminar la acción humana en un determinado sentido. Desde ese punto de vista, sería erróneo calificarlos sólo como los constituyentes esenciales de la psique, porque además de ser “ladrillos” son también “arquitectos”. La concepción que Jung tenía de los arquetipos evolucionó hasta considerarlos como entes cuya realidad objetiva va más allá de lo psíquico y de lo biológico para conformar la mismísima realidad física en coherencia con el sentido que imprimen a la acción humana por medio de manifestaciones “esotéricas” como la sincronicidad; desde este punto de vista los arquetipos aparecen ligados a la astrología. Lo mejor que se me ocurre para tratar de resumir todo esto en una idea es recurrir a una frase de Hermann Hesse (que al parecer hizo psicoterapia con un psicoanalista Jungiano) en su novela Demian: <<sentimiento y destino es la misma cosa>>.

Aunque no es necesario hacer conscientes los arquetipos para promover su actuación, sus efectos se ven potenciados si los convocamos a la conciencia; por el contrario, desde la perspectiva arquetípica las crisis se interpretan como el resultado de las limitaciones que se tratan de imponer a la manifestación de los arquetipos. Por eso, para fomentar la conexión individual y colectiva con los arquetipos, culturas de todos los lugares y tiempos, sin conexión entre sí, han desarrollado imágenes arquetípicas en forma de mitos de una semejanza formal sorprendente.

Viene a cuento referirse a dos de estas imágenes arquetípicas, el “Puer Aeternus” (el niño eterno) y el “Senex” (el anciano, el viejo orden). Un ejemplo cercano de Puer Aeternus sería Peter Pan.

peter_pan_lost_boys

Uno de Senex sería Saturno en la famosa representación que debemos a Goya del dios devorando a un hijo, temeroso de que éste le arrebate el poder.

Saturno

“El acento del puer está en la búsqueda de trascendencia, y sus aspectos creativos, representado en el Padre Celestial y su contraposición y lucha con el denominado Padre terrenal. Hillman capta esta dualidad en la oposición Puer- Senex. Este último Arquetipo lo liga con el Saturno mítico (por ende con el astrológico). (…) el tiempo está abolido y se vive en función de lo que vendrá, de la maravillosa visión trascendente. Esto los hace adoptar un estilo de vida “provisional”, sujeto a ciclos de permanente cambio como pasaje al esplendoroso porvenir que les aguarda. El entusiasmo es la medida de estas transformaciones. Cuando cesa -debido a las necesarias medidas de concreción- el puer gira en busca de nuevos horizontes. Al no concluir lo comenzado le va generando insatisfacción e inmadurez, –aunque en tipos más avanzados pueden hacerlo a medias o superficialmente- mantiene infantiles exigencias de reconocimiento. Su función de sentimiento está paralizada, detenida en la etapa infantil deviniendo egoísta, llegando -en casos extremos- hasta la crueldad. Muchas veces esta actitud arrogante refleja (…) “resistirse al Insulto de un destino vulgar” (4). En aras de ese destino “diferente”, el puer emprenderá empresas grandiosas, pero dada su falta de heroísmo, sucumbirá a ellas. Más que héroe o redentor se transforma en víctima propiciatoria (como el puer Cristo), figura incomprendida. De esta actitud se deduce, en parte, la temprana muerte de los puer. Para ellos no existe el destino vulgar de envejecer como cualquier mortal. Esa es la diferencia con el arquetipo del héroe, quien acepta el dolor, la limitación (…). Puede derrotar al Senex en forma de Viejo Orden. El puer -en apariencia- actúa en forma similar, contraponiéndose a la estructura en forma revolucionaria. Pero luego su incapacidad de plasmar -sumada a su actitud arrogante y egoísta- frustrará sus ideales (…). Los grupos políticos “progresistas” son un ejemplo; sus constantes divisiones por “motivos ideológicos” les resta la fuerza que el Viejo Senex conservador aprovecha.”

(http://www.estirpedelfos.com/index.php?option=com_content&view=article&id=28:el-puer-aeternus&catid=5:congresos&Itemid=11)

El anterior extracto fue escrito en su momento sin ninguna conexión con la situación política actual en España y, sin embargo, parece contener una alusión directa a ella. La razón es que, arquetipos o no, el devenir político presenta patrones intemporales que expresan anhelos, temores y conflictos grabados en el corazón del hombre en un lenguaje que sólo pueden desenterrar el mito, la arqueología o los sueños.

Creo que el primer paso en la senda de la regeneración es recobrar la conciencia de que los mimbres de la política están hechos de algo tan profundamente y tan intensamente humano como esos anhelos, temores y conflictos a que nos referimos y, singularmente, el deseo de dignidad y de justicia. Algo tan humano y, por ello, tan noble, que siempre es capaz de renacer de entre los escombros de la mala fe y del abuso. Algo tan humano y, por ello, tan importante, que no se puede dejar en manos de políticos y economistas.

Otras fuentes:

http://www.odiseajung.com/psicologia-analitica/glosario/los-arquetipos/

http://biotmr.com/2015/03/12/arquetipos-el-lenguaje-simbolico-del-inconsciente-2/

Fotos:

californiadreaming.com

blogs.elpais.com

POLÍTICA Y NEGOCIOS, NEGOCIOS Y POLÍTICA

images

En su artículo “El padrino y las teorías del estado y del derecho” –

https://presnolinera.wordpress.com/2015/10/15/el-padrino-y-las-teorias-del-estado-y-del-derecho/ – el Profesor Miguel Presno desentierra una cuestión de honda raigambre en la Teoría del Estado y del Derecho; las razones de “la obligatoriedad del cumplimiento de las normas que emanan de los poderes públicos y si son diferentes a las que puede dictar una organización mafiosa”. Tras referirse a diferentes aproximaciones al problema y poner de manifiesto lo inseguro de los criterios utilizados para distinguir el poder normativo del Estado del que emana, por ejemplo, de la organización criminal de la familia Corleone, recalará en un punto de vista práctico de aceptación bastante amplia hoy en día:

La clave radica en suponer que el ordenamiento estatal es válido cuando, en su conjunto, es eficaz; es decir, cuando excluye la vigencia de otro entramado jurídico. Así, podemos suponer que el ordenamiento es válido y, por tanto, es obligado cumplir sus normas cuando es efectivo (…).El conjunto del ordenamiento estatal, la “legalidad”, encuentra así su fuente de “legitimidad”; la razón por la que debe ser obedecido. Ahora bien, la trama vuelve a complicarse y nos resulta muy inquietante cuando, como ocurre en la ficción de El Padrino pero también en no pocas ocasiones en nuestra realidad, esa legalidad no está al servicio de la libertad, la igualdad, la justicia o el pluralismo, sino que puede “comprarse” con dinero o con influencias, como se refleja en la conversación entre el senador Pat Geary y Michael Corleone, donde el primero condiciona la obtención de la licencia para un casino en Las Vegas, cuyo coste es de 20.000 dólares, al pago de 250.000 dólares y el 5% de las ganancias de los hoteles que explota en el estado de Nevada la “familia Corleone”. El no va más de esta preocupante analogía lo ejemplifica el propio Michael Corleone cuando, en otra escena, sentencia: “la política y el crimen son lo mismo”. Resulta, o tendría que resultar, obvio que es una afirmación disparatada pero, y eso debería preocuparnos, parece que cada vez hay menos gente que la considere una exageración, a lo que no debe resultar ajeno el hecho de que más de un cargo público considere, parafraseando de nuevo a Michael Corleone, que el ejercicio de sus funciones “no es política, sólo negocios”.

Recojo el guante de dar entrada a la realidad social en el análisis del fenómeno jurídico para tratar de seguir un poco adelante con la reflexión del autor.

Nancy Fraser, profesora de Filosofía y Política en la New School for Social Research realizó una ponencia en un seminario celebrado en en 2012 en Berlín titulado “Rethinking Capitalist Crisis”, donde vinculaba los problemas derivados de la crisis actual con la lógica del neoliberalismo.

(en inglés y alemán)

Si atendemos a la idea expuesta a partir del minuto 7,40 de su intervención, veremos que las afirmaciones acerca de política y crimen o política y negocio que parecen perturbar a Presno, no es que a muchos ya no les parezcan disparatadas, sino que viajan a bordo de un tren de alta velocidad camino de su legitimación ideológica.

Como puede verse, Fraser halla la dinámica que denomina “mercantilización ficticia” (fictitious commodification) en la raíz de la crisis. Tal dinámica consiste en el intento de mercantilizar todos los elementos que operan como presupuestos (preconditions) de la producción de los verdaderos bienes y servicios, entregándolos a las fuerzas de unos mercados que se dicen “autoregulados”; los presupuestos citados por aquélla son la fuerza de trabajo, la naturaleza (en la que, supongo, incluye la energía) y el dinero, pero creo que podría añadirse sin dificultad el conjunto de realizaciones y logros que la sociedad en su conjunto ha ido poniendo a disposición de todos a lo largo del tiempo incluyendo, singularmente, la organización social y jurídica.

Entonces, ¿de qué extrañarse ante afirmaciones como las señaladas por Presno en su artículo? Es cierto que cada vez con mayor intensidad se viene considerando que todos y cada uno de esos elementos subyacentes que operan como presupuestos de la producción son también bienes sometidos a las reglas del mercado, es decir, que se compran y se venden. Desde esa posición ideológica (aunque muchos de quienes la sostienen piensen que ellos no tienen ideología, que ya sólo en algunos países queda ideología, y así les va…) es coherente terminar por pensar que la política, como todo lo que se compra y se vende (es decir, como “todo”), es sólo un negocio más. Que vamos por ese camino muchos lo vienen demostrando hace tiempo, no sólo desde la corrupción, en los casos más graves, sino desde la falta de empatía hacia quienes tienen menos poder; estoy seguro de que el sonoro “¡que se jodan!” o el despectivo “como si tienen que irse a Finlandia” con que nos atragantaron hace no tanto siguen sonando en los oídos de muchos.

La reacción química funciona en dos sentidos y en ambos es igual de peligrosa, porque la consideración del orden político como un producto de mercado supone la disolución de la política en los negocios, pero, a la vez, la disolución de los negocios en la política, es decir, que el gran poder económico se convierta completamente en una carta de naturaleza que permita a su minoría de poseedores decidir sobre cuanto afecta a toda la comunidad y, en última instancia, sobre el destino de los otros.

Por tanto, si ese es el camino que llevamos, pienso que nadie debe tener dudas de que no sólo nos dirigimos hacia el vaciamiento constitucional, sino de que, desde la más pulcra justificación ideológica y en nombre de la libertad de comprar y vender, acabarán quebrando el espinazo moral de nuestra sociedad, si es que aún queda algo de él. Menos mal que todo lo que no es sostenible acaba por hacerse el hara-kiri con su propia absurdez o su propia insidia.

 

Foto: vavel.com


Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 30.007 visitas

Archivos

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 32 seguidores