Archivo para 29 mayo 2012

LOS EFECTOS ESPECIALES DEL RETABLO DE MÉRODE

La imagen que abre esta entrada corresponde al llamado “Retablo de Mérode”. Se trata de una pintura flamenca del s. XV que presenta la Anunciación a la Virgen de un modo un tanto peculiar, como una escena doméstica: la  futura madre de Jesús recibe la noticia cuando está leyendo tranquilamente en una habitación mientras San José trabaja en la contigua. En la parte izquierda del tríptico aparecen tres personas “corrientes” en el jardín de la casa: una pareja y otro hombre más al fondo, junto a la puerta de la muralla. Al parecer, la pareja pudiera ser el matrimonio que encargó el retablo como ofrenda a la Virgen para que les ayudara a ver cumplido su deseo de tener una familia (*).

La pintura presenta varios elementos enigmáticos, cargados de simbolismo. Yo sólo me centraré en dos:

La tabla de la izquierda nos muestra un jardín florido, pegado a la estancia que ocupa María, mientras que por la ventana de la habitación donde trabaja San José se ve nevar. Según los expertos, esta discordancia se puede explicar porque las flores del jardín aluden a la fecha de la Anunciación – 25 de marzo -, mientras que la nieve hace referencia a la época del año en que San José se convirtió en padre putativo – Navidad -.

Pero el enigma se convierte en paradoja al llegar a la puerta de acceso desde el jardín a la habitación de María, ya que mientras por el lado exterior de la casa hay una entrada a través de la cual los recién llegados observan sobrecogidos a la Virgen, por la parte de dentro lo único que hay es un muro de piedra. La explicación simbólica de tal paradoja es que el muro interior es una alusión al aislamiento y a la pureza de la Virgen. Sin embargo a mí, agnóstico impenitente (nunca mejor aplicado), esto me ha traído a la cabeza algo completamente distinto: el llamado efecto túnel de la mecánica cuántica:

En mecánica cuántica, el efecto túnel es un fenómeno microscópico por el que una partícula viola los principios de la mecánica penetrando una barrera de potencial mayor que la energía cinética de la propia partícula. Es algo así como lanzar con el dedo una canica contra la ladera de una montaña y verla aparecer por la otra vertiente. El retablo me transmite la impresión de que el fervor de los recién llegados ha sido capaz de desencadenar una especie de “efecto túnel” que les permite acceder a la visión de María, a pesar de que ella no es de este mundo.

¿Pudo un pintor del s. XV tener una intuición mecano – cuántica? Supongo que etiquetar así la visión del artista es, en el fondo, tan o tan poco plausible como afirmar que Demócrito fue el precursor de la moderna teoría atómica. Pero, en cualquier caso, me parece un punto de vista increíblemente sugestivo, aunque pueda durar lo poco que tarde el fardo del sentido común en aplastar esa ensoñación bajo su peso. Es exactamente lo mismo que ocurre con los buenos efectos especiales, y aquí me gustaría enlazar con lo dicho en mi anterior entrada al respecto: https://escritodesdelastripas.wordpress.com/2012/05/04/los-vengadores-3/. El Retablo de Mérode es, para mí, un ejemplo de grandiosos efectos especiales sin tecnología digital, sin 3-D, sin tan siquiera movimiento. Porque no hay mejores efectos especiales que los que uno mismo se fabrica en su imaginación tras recibir la clase de invitación adecuada por parte de un buen artista.

¡Hay que ver qué retrógrado me estoy volviendo!

 

(*) Para saber más sobre este cuadro y otros se puede consultar la obra “Los secretos de las obras de arte”, de Rose – Marie y Rainer Haguen (Colección Taschen).

 

Imagen: crédito Wikipedia

Anuncios

LOS VENGADORES

“Ahorra lágrimas a tus hijos, para que un día éstos puedan usarlas para regar tu tumba” Eso dice una inscripción sepulcral romana, y tal vez fue la contundencia de ese mensaje lo que me empujó a decir “sí” y a llevar a mi hijo a ver una película que, para mí, era la crónica de un dis-gusto anunciado.

Las primeras tres cuartas partes de “Los Vengadores” se me hicieron pesadas hasta la desesperación, desgranando lentamente los conflictos internos de los personajes e incluso metiendo en liza alguna que otra cuestión con resonancias ideológicas. ¿A quién va dirigido ese discurso? ¿A los niños de hoy? ¿A los niños de ayer?

Disfruté de las historias de superhéroes en los 70 – yo era más bien de Spiderman que de Los Vengadores, pero bueno -, leyendo aquellos tebeos de Marvel impresos en blanco y negro y en papel malo, y mucho antes de sumergirme en la oscuridad de la sala ya sabía que no iba a ver a “mis” superhéroes. El superhéroe exige de su público unas dosis de ingenuidad que rayan en lo grotesco incluso para un niño, así que, en mi opinión, la verdadera hazaña de cualquier superhéroe no es más que eso: caer en lo grotesco sin que nadie le pierda el respeto; lograr que su público lo salve a él del ridículo, pero sin darse cuenta. Para ello, el superhéroe debe reunir una serie de poderes extraordinarios por lo contradictorio: su difícil misión requiere el candor necesario para que le abras la puerta de tu ingenuidad y, a la vez, le exige la suficiente dosis de “garra” como para entrar arrollándote y dejarte preso del campo de energía de la historia hasta que ésta acaba.

Pues bien, echo de menos en Los Vengadores ese toque de ingenuidad, que queda arrasada hasta los cimientos cuando la cinta se centra tanto y durante tanto tiempo en la tortura interior de algunos de los protagonistas y de los conflictos entre ellos. Eso no es una historia de superhéroes, es un diálogo de besugos entre unos tipos vestidos de espantajo que no se sabe si parecen sacados de un baile de carnaval o directamente del manicomio. En cuanto a la parte final, sí, es de una acción trepidante y los efectos especiales son dignos de verse, pero sin negar su valor técnico, incluso artístico – se acepta “pulpo” como animal de compañía -, me quedé con la sensación de que, en el fondo, me estaban privando del privilegio de volver a sentirme niño y completar el mensaje de la pantalla con mi imaginación. En fin, un bodrio.

Foto: http://elaguijonmusical.over-blog.es/article-comienza-a-rodar-la-cita-con-los-vengadores-en-un-ambiente-de-compa-erismo-noticias-del-cine-un-di-104044220.html

EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES

El otro día tuve una horrible pesadilla: me daba por poner la casa en plan “vintage” y llamaba a un empapelador. Aparentemente el tipo era de lo más normal, pero algo en él me resultaba inquietante, amenazador; el operario proyectaba una especie de sombra que me desestabilizaba… Aunque la tarea del empapelador se iba desarrollando con normalidad, mi angustia crecía por instantes, como intuyendo un desenlace tan indefinido como fatal. De pronto, él se da la vuelta y el destello de su mirada y el metal de su sonrisa me apuñalan la retina.  Dolorido, aterrorizado, empiezo a chillar como un poseso. Pero ahora el empapelador está vestido de ejecutivo y los grandes pliegos que acaba de pegar empiezan a desprenderse de las paredes y a precipitarse sobre mí, envolviéndome y abrasándome la piel como si me hubieran arrojado en un pozo lleno de medusas. Grito, grito salvajemente hasta desgarrarme la garganta, me agito, me debato, manoteo, y entonces, en medio de un pánico indescriptible, descubro que las bellas estampas que adornaban el papel se han transformado en “tasks” de una “to-do list” para “agendar” una “conference call” de cara al “closing” del contrato, y despierto bañado en sudor, los ojos desorbitados, casi sin aliento, abrazado por mi mujer y mis hijos que, con una mezcla de desasosiego y lástima repiten como una letanía: “Ya, ya, ya… Ya pasó”.

Dedicado al éxito profesional y al buen castellano.

 

Foto: http://www.google.es/imgres?q=esfuerzo&start=305&hl=es&biw=1600&bih=703&gbv=2&addh=36&tbm=isch&tbnid=OsCjeuQ9sO_MaM:&imgrefurl=http://www.fotocommunity.es/pc/pc/display/24986376&docid=Qu6GTeRfkaWwWM&imgurl=http://img.fotocommunity.com/images/Motivos/Arquitectura/Ultimo-esfuerzo-a24986376.jpg&w=1000&h=664&ei=CUuiT_GBPIzsOfmH2O0I&zoom=1&iact=hc&vpx=396&vpy=305&dur=3578&hovh=183&hovw=276&tx=174&ty=100&sig=106234233830129228450&page=12&tbnh=151&tbnw=201&ndsp=29&ved=1t:429,r:15,s:305,i:100


Una frase:

"El tiempo es lo que impide que todo suceda de golpe."

ESTADÍSTICAS

  • 24,213 visitas

Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 29 seguidores